Table of Contents


ALTA DIVERSION

CAPITULO 1. LOS BENEFICIOS DEL HUMOR


RAZONES PARA TOMARSE LA DIVERSIÓN MUY EN SERIO


Este libro puede ser perjudicial para la seriedad de una empresa.
Se trata de un asunto bien serio porque, como todo el mundo sabe, la risa es muy contagiosa. Esto puede provocar terminar como alguna de estas víctimas de la diversión en el trabajo:
- El director general que prometió a su plantilla que bailaría una danza tradicional hawaiana en Wall Street si se alcanzaba una meta de ventas (y cumplió su promesa).
- El banco que ha diseñado videojuegos para su personal.
- La línea aérea que resolvió una disputa legal con un competidor mediante un “pulso” entre sus directivos y cuyas azafatas cuentas las instrucciones de emergencias como un monólogo cómico.

En otras palabras, hay que tener cuidado al poner en práctica las ideas de este libro ya que se puede obtener un éxito espantoso.

No hay que creerse la idea de que la diversión no es compatible con la seriedad, con el trabajo y con la empresa.

El serious business
Hay directivos de grandes corporaciones que creen que para que los clientes, empleados y competencia los tomen en serio, tanto en la empresa como en los negocios han de llevar a cabo la seriedad y no son tolerantes para lo que suele llamarse el “cachondeo”.

En este caso, se supone además que el trabajo debe ser algo desagradable y que nos hace sufrir por lo que los lunes son casi siempre los días malditos.

Pero en realidad, esta distinción tan neta entre el trabajo y la diversión no ha existido siempre. Es un producto cultural relativamente reciente en la historia de la humanidad, que proviene del modelo anglo-americano del serious business.

Pero el trabajo no fue siempre una actividad tan solemne. Durante la mayoría de la historia, el trabajo se ha realizado principalmente en granjas familiares, en el hogar, en talleres artesanos… de modo que la risa y la diversión no estaban reñidas con el trabajo, sino que eran habituales.

Un nuevo modelo: la diversión como valor
Hay que reconocer que el modelo serious business ha funcionado durante el siglo XX, pero tiene sus ventajas y sus riesgos.
Unos jóvenes empresarios innovadores fueron los piones en revolucionar la vida cotidiana y comenzaron a cuestionar la manera de gestionar los negocios con preguntas como: ¿Es necesaria la corbata? ¿O puedo trabajar igual de bien en camiseta y vaqueros? ¿Puedo traer mi perro al trabajo? ¿Instalamos un tobogán para conectar el primer piso con el segundo?
Muchos de estos inventos funcionaron en algunas compañías, y por ello surgieron numerosas consultoras especializadas en el mercado americano. Estos gurús de la risa laboral llevan años dando conferencias, montando cursos sobre cómo añadir más chispa a su jornada laboral.
Estas son algunas de las empresas pioneras que mejor representan el movimiento de la diversión en el trabajo.

- Google: En la sede de Madrid, situada en la Torre de Picasso, los y las googlers (que así se autodenominan) trabajan en camiseta y vaqueros y tienen a su disposición futbolín, Playstation y pufs y cómodos sillones para relajarse entre tareas. Si esto parece poco serio, recordemos que Google es la compañía con el crecimiento más rápido de la historia, convirtiéndose en la marca comercial más valiosa del mundo, desbancando a Coca-Cola y Microsoft.

- Southwest Airlines es una línea aérea que se dedica a ofrecer vuelos baratos y divertidos a sus clientes. Los asistentes de vuelo cantan y toman el pelo a los pasajeros, los camiones que emplean en las pistas están decorados como los equipos deportivos locales y sus altos directivos se disfrazan en los eventos corporativos. Fundada como una línea aérea local, se ha convertido en la segunda mayor línea área del mundo en cuanto a número de pasajeros transportados y la calificaron como la quinta empresa más admirada de los Estados Unidos en 2007.
- Ben & Jerry´s es una curiosa franquicia de heladerías presentes en más de 20 países.
Los dos “hippies” fundadores, Ben Coehn y Herry Greenfield han protagonizado acontecimientos muy divertidos, apareciendo disfrazados en reuniones de accionistas y haciendo trucos. Más adelante se trasladaban conduciendo ellos mismos su vacamóvil (autocaravana reconvertida) para distribuir helado gratis por toda la costa de los Estados Unidos.
Además son generosos con las ONG´s y minimizan el impacto ecológico.
De esta forma se han convertido en un serio competidos de Häagen Dazs.
- Pike Place Fish, su dueño John Yokohama decidió hace algunos años que su pescadería iba ha hacerse famosa mundialmente y para conseguirlo permitió a sus empleados expresar su creatividad y divertirse con los clientes.
Quienes lo han visitado aseguran que se trata de una experiencia inolvidable: los pescaderos cantas, gastan bromas a los clientes, lanzan el pescado por los aires…
Pike Place Fish en hoy en día un destino turístico y una importante referencia en el mundo empresarial.

La ciencia del humor
Al mismo tiempo, la investigación científica ha confirmado que un uso adecuado del humor puede producir sorprendentes efectos positivos a nivel individual y colectivo. Pero antes de tratar los beneficios del humor hay que explicar…

De qué humor hablamos
El humor es todo lo que nos hace reír: un despiste cotidiano, las cosquillas, los monólogos del Club de la Comedia…
Pero hay que aclarar algo muy evidente: no todos los efectos del humor son positivos. Hay tipos de humor perjudiciales para las relaciones sociales como el sarcasmo, la burla malintencionada, el humor ofensivo o grosero…
Hay que dejar claro que el humor al que nos referimos es el “humor positivo”, que definimos como un humos inofensivo, no agresivo, no insultantes, que no pretende humillar o herir ni a los demás ni a uno mismo.
Los beneficios del humor positivo en relación con los objetivos de cualquier negocio, la productividad y las ventas, son:

El humor aumenta la productividad
- Reduce el estrés y potencia la salud y las capacidades de las personas: Un clima de estrés laboral influye decisivamente en el número de bajas o enfermedad y en la capacidad de los empleados enfermos de rendir en un estado físico o psíquico disminuido.
- Fortalece la motivación individual y colectiva: es un elemento más a tener en cuenta a la hora de motivarnos y de motivar a los demás.
- Atrae y retiene a los Recursos Humanos más valiosos: Una empresa con sentido del humor obtiene una imagen interna más favorable, contribuyendo a facilitar la contratación y retención del mejor talento.

- Estimula la innovación: No está aún muy claro por qué se produce este efecto, si se debe a la reducción del estrés, por ejemplo, o a los cambios de perspectiva que caracterizan el humor. Pero sin duda funcionar, y es una manera relativamente fácil y rápida de estimular la chispa del ingenio.
- Optimiza la comunicación interna: Estudios sociológicos del ambiente del trabajo revelan que este uso del humor puede ser muy útil para optimizar el flujo de la comunicación.
- Favorece el aprendizaje: El humor facilita la comunicación, y por lo tanto también la comunicación educativa. Un curso de formación que incluye elementos divertidos en los puntos clave aumenta la probabilidad de que sus asistentes recuerden la información en el futuro.
- Cohesiona los equipos humanos: El humor (positivo) tiene un gran poder cohesivo y por lo tanto, es un remedio ideal para eliminar las barreras, diferencias y focos de tensión que pueden surgir en el seno de una empresa o de un equipo de trabajo.

El humor favorece la venta
- Potencia el impacto persuasivo de los mensajes de venta: El humor tiene un gran poder persuasivo, por varios motivos. En primer lugar, porque atrae la atención del público objetivo. En segundo lugar porque la risa es un gran placer, y por lo tanto un regalo promocional perfecto, ya que es barato y eficaz. Y finalmente, porque elimina o acorta la distancia entre el vendedor y el cliente, gracias a su efecto cohesivo.
- Fortalece las relaciones con los clientes: La diversión se convierte en un motivo adicional del cliente para escoger su proveedor y por lo tanto, es una ventaja competitiva para la empresa. Esta ventaja se traduce a su vez en una clientela leal y los ingresos a largo plazo que éstos garantizan.

Y un beneficio añadido
- El humor crea un entorno más agradable y humano para trabajar: Potenciar el sentido del humor de una organización es una manera muy económica de obtener beneficios que aumentan la productividad y las ventas. Pero además de todo esto, fomentar el bueno humor es un beneficio muy interesante. Si conseguimos convertir la oficina en un lugar alegre, el trabajo en una actividad divertida y el lunes en el día favorito de la semana (o al menos en un día menos maldito), habremos mejorado una gran parte de nuestras vidas, y también de las vidas de todas las personas con las que trabajamos.


CAPITULO 2. ¿ES ESTO UNA LOCULA?


MITOS Y TEMORES ACERCA DEL HUMOR EN EL TRABAJO



Según algunas encuestas realizadas entre profesionales norteamericanos demuestran que la mayoría de los directivos consideran el humor valioso en los negocios, prefieren contratar a gente con sentido del humor y dicen que las personas con sentido del humor trabajan mejor.

La gente sabe que el humor es un elemento fundamental de las relaciones humanas, un método anti-estrés eficaz, una fuente e creatividad y de motivación que tiene que ver mucho con los negocios.

Pero aun así el humor no se emplea tan amenudo y siguen destacando los formalismos, la solemnidad y el culto al ejecutivo agresivo.

Van asociados a estos problemas una serie de temores. Vamos a tratar pues, algunos de los perjuicios más frecuentes que rodean al humor, la risa y la diversión en el trabajo.

TEMOR Nº. 1. EL NEGOCIO ES, POR SU NATURALEZA, UN TEMA MUY SERIO


El negocio es un tema serio, la empresa hay que llevarla con seriedad y debemos ser serios con el trabajo. La clave está en cómo interpretar la palabra “seriedad”.

Pero no debe confundirse esta actitud con una apariencia exterior solemne, formal o grave. Tenemos el ejemplo de grandes empresarios de éxito como Emilio Aragón y Andreu Buenafuente. Estos personajes demuestran que una cosa es la seriedad y otra distinta la solemnidad. La dedicación a un proyecto y la madurez con la que se afronta son perfectamente compatibles, e incluso pueden beneficiarse enormemente del buen humor, el ingenio y la ironía.

Algunos ejecutivos con puestos de gran responsabilidad, proyectan una imagen solemne para imponer respeto a través del miedo. Esta estrategia puede funcionar, pero tiene numerosas desventajas como: fomenta el estrés, vuelve al directivo vulnerable a los ataques de los demás y lo peor es que no garantiza el respeto. Ya que esto se consigue con el buen liderazgo.

Hay directivas y directivos excepcionales que saben reírse de sí mismos, y no por ello pierden el respecto de sus subordinados. Al contrario, esta capacidad se considera una virtud que les proporciona precisamente la mayor admiración y lealtad. Es el caso de Herb Kelleher, el fundador durante muchos años de Sourtwest Airlines, fue un caso paradigmático. Otro caso es la asesora de empresas Mariana Ferrari, que ha trabajado 20 años en compañías multinacionales, conservando intacto su sentido del humor y su espíritu iconoclasta. Trabajó con el equipo del Real Madrid en un momento donde el equipo estaba lleno de estrellas pero perdía todos los campeonatos, mientras que el Barça comenzaba a recuperar su ilusión y a ganar partidos. Gracias a ella el equipo recuperó el ánimo, y poco a poco lo fueron consiguiendo, creando un año histórico en cuanto a ventas directas.

“Está claro que cuando uno se lo pasa bien, es mucho más feliz, y cuando eres más feliz produces más. Por lo tanto, un buen líder tiene sobre todas las cosas que hacer que su gente sonría”.

TEMOR Nº. 2. MI VIDA Y MI TRABAJO NO TIENE NI PIZCA DE GRACIA


Hay gente que está dispuesta a aceptar la importancia del humor en general, pero se escudan tras la idea de que no puede aplicarse en su caso concreto como algunos profesionales:
- “Mire, es que yo he tenido una vida llena de desgracias…”.
- “El hospital es un lugar muy triste, no se puede bromear…”.
- “Es que soy directora de una funeraria, y como entenderá, la cosa tiene poca gracia”.
- “Verá, yo trabajo en las finanzas, y le aseguro que es peor que la muerte…”.

No hay duda de que el humor debe ajustarse a la situación, y que no es siempre fácil o incluso adecuado recurrir a una broma. Sin embargo, no hay nada en este mundo, o casi nada, que no tenga su lado cómico.

Hay grandes humoristas que interpretan temas funestos como Charlie Chaplin que interpretaba a un vagabundo en un mundo cruel de mendicidad, explotación y niños huérfanos que malviven en la calle. Según Chaplin, “la vida es una tragedia en el primer plano, pero una comedia en el plano general”.

Lo mismo podría decirse de Miguel Gila, genial cómico español que basó toda su carrera en una surrealista parodia de la guerra civil que sufrimos en España.

En los momentos difíciles son cuando más falta no hace el humor. Por ejemplo, en los servicios de oncología de los hospitales hay mucho dolor y tragedia. Pero por eso mismo el humor resulta tan valioso ahí, y sus pacientes a menudo recurren a él.

Cada vez hay más profesionales de la salud que consideran la risa una medicina de gran valor, al menos para el espíritu. De hecho, éste es el sector que más aplica el humor en el trabajo.

Las personas que trabajan con matemáticas, estadísticas, finanzas… se tienen que esforzar también para sacarles chispa a estos asuntos, porque puede hacerse. Se han escrito colecciones de cuentos ilustrados muy ingeniosos sobre los números, titulado “Números pares, impares e idiotas” y libros como “La estadística en cómic”. Y no olvidemos también que uno de los más antiguos juguetes de la historia se basa en las combinaciones numéricas: la baraja de cartas.

TEMOR Nº. 3. SI PERMITES QUE SE DIVIERTAN, NO TRABAJARÁN.


En realidad, en el caso de empresas como Southwest, Google o Ben & Jerry´s, es perfectamente posible combinar un ambiente divertido con una organización productiva. Es un error pensar que a la gente no le gusta el esfuerzo y el trabajo duro, y que harán todo lo posible por escaquearse.

La clave es la motivación. Si una persona tiene ilusión por lo que hace, puede enfrentarse a cualquier desafío o rutina, por terrible que parezca. Pero sin embargo está desmotivada, tratará de escaquearse del trabajo en cuanto pueda.

Un toque de diversión está bien, pero en definitiva lo que quieres es aprender, desarrollar lo mejor que tienes dentro y ver cómo eso gusta, cómo encaja y cómo da resultados. Pero deber de ser un toque justo.

TEMOR Nº. 4. EL HUMOR ES ARRIESGADO, PUEDE OFENDER O TENER EL EFECTO CONTRARIO AL DESEADO”.


Es cierto que el humor mal empleado puede tener consecuencias negativas, incluso desastrosas.

El humor debe emplearse de manera adecuada, con sentido común, sensatez y delicadeza.

Pero el humor también tiene sus riesgos, el de equivocarnos en un momento dado por ejemplo. Este riesgo es importante motivo para formar a los empleados de una empresa en el uso apropiado de este recurso, evitando por ejemplo, las variedades más agresivas, ofensivas o potencialmente volátiles. Como cualquier herramienta, es preciso aprender a emplear el humor de la manera más inteligente, segura y eficaz, para maximizar los beneficios y minimizar los peligros.

TEMOR Nº. 5. ESTO ES UNA AMERICANADA


Se achaca este movimiento del “fun at work” a una particularidad de los estadounidenses ya que creemos en Europa que los americanos son más ingenuos, más frívolos, más alocados, más incultos, más infantiles y con menos sentido del ridículo.

En realidad podríamos pensar casi lo contrario. En España tenemos una cultura especialmente rica en el intercambio espontáneo del humor, dentro y fuera del trabajo. En todo el mundo se nos conoce como un país alegre y dicharachero, inventores de la fiesta, de la siesta y del Chupa-Chups. Los ingleses por ejemplo, nos consideran gente sin complejos y se ven así mismos como un pueblo muy vergonzoso.
Nuestra seña literaria es una comedia, “El Quijote” y muchos de nuestros artistas internacional han tenido su parte cómica: Picasso, Dalí, Gaudí, Almodóvar, Ágata Ruiz de la Prada, Kukuxumuxu, Francisco Ibánez, Los del Río…

También dentro del trabajo, hemos heredado una tradición mediterránea que valora las relaciones humanas, informales y divertidas.

Sin embargo se sospecha que esta herencia se está perdiendo con la progresiva profesionalización en el trabajo y la llegada con un siglo de retraso del serious business norteamericano.

Ya trabajamos de media, tantas horas como en Japón o en Estados Unidos (unas 1.800s horas anuales), muy por encima de otros países europeos como Alemania (1.600 horas anuales).

Afortunadamente, aún hay mucho que no se ha perdido. Siguen existiendo miles de restaurantes, bares y pequeñas tiendas en las que los y las dependientas siguen gastándose bromas entre ellas y con la clientela.

El humor en el trabajo no es una americanada. Las influencias que llegan del otro lado del Atlántico sencillamente se adaptan a nuestras propias necesidades y a tradiciones que ya existen.

TEMOR Nº. 6. SE NECESITA UN “DON ESPECIAL” PARA EMLEAR EL HUMOR


Solemos creer que el humor es cosa de humoristas, y que en este asunto, nos falta talento.
Qué duda cabe de que ciertas personas poseen un talento extraordinario para hacer reír. Pero no hace falta ser Andreu Buenafuete o Eva Hache para emplear el humor de manera eficaz.

Todo ser humano sabe reír y apreciar la comedia, la ironía y la sátira, y esto significa que posee un sentido el humor.

Existen muchos tipos de humor, y cada persona se sentirá más cómoda con algunos que con otros. No hay que esforzarse para tratar de resultar gracioso a toda costa con una técnica que no resulta adecuada a la propia personalidad. A lo mejor es cierto que se te da fatal contar los chistes, pero en cualquier caso, cada persona debe encontrar y desarrollar su propio estilo humorístico natural. Pero de lo que no cabe duda es que el “don” del humor lo tenemos todas y todos.

TEMOR Nº. 7. EL HUMOR EN EL TRABAJO ES UN TRABAJO QUE NO VEAS


Algunas personas se preocupan de que aplicar el humor en el trabajo pueda requerís un cierto esfuerzo.

El sentido del humor es una competencia que hay que ejercitar. Como un músculo, hay personas que lo tienen más atrofiado y otras que lo tienen sano y fuerte. Además de este trabajo personal, el aplicarlo en el entorno profesional requiere un trabajo adicional.

Por ello nos preguntamos ¿qué podía valer más la pena que invertir un poco de tiempo en desarrollar y aplicar el sentido del humor… una capacidad humana tan fundamental y con tantos beneficios?.

CAPITULO 3. EL ANTÍDOTO A LOS MALOS HUMOS


EL HUMOR RECUCE EL ESTRÉS Y FOMENTA LA SALUD



En ocasiones, el personal que trabaja frente a un ordenador, sufre algún problema con su PC, de modo que, algunos los expresan de forma muy violenta, golpeando el equipo y desatando su furia contra él.

Esta situación, ya sea por culpa de los equipos informáticos, las prisas, los horarios largos, o los jefes, provocan estrés laboral.

¿QUÉ ES EL ESTRÉS?


El estrés no es, en sí, algo mal. Es un importantísimo sistema diseñado por la evolución para salvarlos la vida en situaciones de emergencia, por ejemplo, cuando un tigre hambriento amenaza con comernos. Ante tal situación, el cuerpo nos prepara para la acción, la huida o la lucha: acelerando el corazón, enviando sangre a los músculos, brazos y piernas y agudizando los sentidos. De forma que en esos instantes estaríamos preparados para salir corriendo, empuñar un arma o trepar un árbol.

Son reacciones que aún pueden salvarnos la vida de vez en cuando, pero que en la mayoría del tiempo resultan bastante poco eficaces, sobre todo en los entornos corporativos.

El estrés crónico es la peor consecuencia del estrés.

El estrés y el humor

El estrés crónico es algo que sólo afecta a los seres humanos, y los miniestresores que lo producen son entre otros: nos agitamos por el cambio climático, la fecha tope, el taxi que no llega, las lentejas que se queman, la subida del euríbor, la tos del niño, el mal humor del jefe, el mando a distancia que no funciona, etc.

Por ello tiene tanta relevancia el sentido del humor, una capacidad que nos permite desdramatizar las cosas y evitar la pérdida de los estribos cuando un conductor listillo se nos acaba de colar en un atasco. El humor puede ayudarnos a regular nuestras emociones, ayudándonos a afrontar mejor los riesgos, las amenazas, los errores, los fracasos y las malas noticias.


CAMBIAR DE PERSPECTIVA


El estrés se dispara ante la percepción de una amenaza. No es el hecho en sí que nos afecta, sino cómo la mente lo interpreta.
Por lo tanto el estrés puede evitarse o moderarse se incidimos sobre la manera de percibir el potencial estresor. Es sólo cuestión de cambiar de perspectiva. Y aquí es donde el humor puede ser muy útil, ya que muchos tipos de humor se basan en la transformación de la realidad.
En nuestra vida laboral podemos minimizar nuestros agobios dándoles la vuelta y viéndolos desde otra perspectiva.
El humor puede ayudarnos a afrontar incluso los desastres empresariales más extremos. Durante los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial en Londres, muchas tiendas colgaban en sus escaparates carteles que decían “Abiertos como de costumbre”. Cuando una bomba destruyó un edificio comercial, una tienda quedó totalmente destrozada. Sólo quedaba en pie una pared del negocio. Y fue ahí donde el dueño colgó un cartel con el mensaje “Más abierto de lo habitual”.

Si conseguimos desarrollar una décima parte del sentido del humor de este empresario británico, el estrés nunca podrá con nosotros.


Afortunadamente

Una manera de cambiar de perspectiva es buscar el lado positivo de un acontecimiento en principio negativo. Te proponemos el siguiente ejercicio:

1. Elabora un listado de 5 situaciones que te producen estrés.
2. Para cada una de ellas, busca 5-10 razones convincentes por las que se trata, en realidad, de una noticas espléndida, aunque sea, siguiendo una lógica estrafalaria.
3. Comienza todas las frases con una exclamación positiva tipo “afortunadamente”, “genial”, “estupendo”…
4. No pienses demasiado, escribe lo primero que se te ocurra, y no te asustes si se te ocurren ideas un poco absurdas, de eso se trata.
5. Por ejemplo, la impresora se vuelve loca y empieza a imprimir hojas de manera descontrolada:

- ¡Genial, tengo la impresora más potente de todo el departamento!


Otros ejercicios de perspectiva

El ejercicio anterior puede repetirse con diversas variantes que ayudan a buscar la perspectiva desde distintos puntos de vista:

- Podría ser peor: Compara cada estímulo estresante con al menos 5 situaciones que agravarían ese acontecimiento, comenzando con “Podría ser peor…”, tratando de ir llevando las ideas hacia el absurdo.
- Trágico cómico: Cuenta una situación estresante como si fuera una anécdota alegre, y una situación divertida como si fuera terrorífica.
- Ascender a las alturas: Sube a la cima de alguna montaña (en realidad o en la imaginación), a la última planta de un gran edificio, a un mirador o en un globo aerostático, para observar los problemas desde lo alto.
- Aliens: Imagina el problema desde el punto de vista de algún personaje muy alejado de tu realidad; un alienígena, un vagabundo o un robot.
- Viaje en el tiempo: Piensa en algún problema que parecía muy grave hace 10, 15 o más años. ¿Qué te parece ahora esta fuente de angustia? Ahora reflexiona sobre tus problemas actuales. ¿Cómo los verás dentro de otros 10 o 15 años?
- Muy importante-poco importante: Imagina cómo verías el problema si: (1) de repente te enteras que has ganado la loterías; (2) descubres que te quedan 3 meses de vida; (3) llega un desalmado y te fuerza a pasar 10 minutos en una bañera llena de insectos.

Circulares ingeniosas

Existen un montón de circulares, ya clásicas, que como los espejos grotescos exageran y deforman los problemas habituales de la oficina, y que podemos rescatar cuando caemos en ellos.

Un ejemplo es el del Ayuntamiento de Syracuse (Nueva York). Hartos del invierno duro y severo de 1991, aprobaron por unanimidad una nueva ley, que anunciaron a toda la ciudadanía a bombo y platillo: “La ciudadanía de Syracuse, cansada de tanta nieve, acuerda prohibir terminantemente nuevas caídas hasta el 24 de diciembre, 1992”. No sabemos si funcionó la iniciativa, pero seguro que consiguieron animar un poco a la población.


La Ley de Murphy

La famosa Ley de Murphy dice que “Si algo puede salir mal, saldrá mal”. Es una sentencia que nos ayuda a entender, encajar e incluso reírnos de los muchos desastres y fracasos que inevitablemente nos acompañan, incluso de camino al éxito. Existen infinitas variantes que pueden darnos una visión divertida de los contratiempos e imprevistos:

- Ley de Evans: Si consigue mantener la calma cuando todo el mundo pierde la cabeza, es que no se entera del problema.
- Ley de Farell: El componente más caro es el que se rompe.
- Observación de Oiens: La forma más rápida de encontrar una cosa es empezar a buscar otra.

En momentos desastrosos, puedes echar mano de las leyes ya existentes y aplicar la que mejor se ajuste a la ocasión.

Canción sobre el trabajo

La canción es una grana aliada para aliviar la tensión y el estrés, especialmente si le añadimos un toque de humor.

Frases para la crisis

Hay ciertas frases que, sin minimizar la gravedad de los acontecimientos que se nos presentan, nos ayudan a vivirlos a través del humor. Está bien tenerlas a mano para cuando se presenten os problemas. Algunos ejemplos:

- En una época difícil: “Cómete un sapo vivo para desayunar, y nada peor te pasará en todo el día”.
- Cuando un compañero te ha metido en un lío: “Algún día nos reiremos de esto. Pero hoy, te mato”.
- Cuando parecía que las cosas no podían empeorar, y empeoran: “Bueno chicos, veo una luz al final del túnel… pero creo que es la del tren que viene en dirección contraria”.


Ovación para el héroe

Esta iniciativa requiere la complicidad del equipo, que se confabula para aliviar el agobio de alguna persona que lleva un día especialmente difícil, cargando con tareas duras y desagradables, trabajando largas horas, etc. La idea es reconocer la labor del compañero o compañera con una cerrada ovación por su “heroísmo”.


La brigada uyuyuy

Esta técnica es otra labor de conjunto que requiere una cierta preparación previa. La “brigada uyuyuy” es una escuadra de emergencia que se reúne rápidamente y entre en acción cada vez que alguien sufre una crisis, como la pérdida de un documento importante por causa de un ordenador que se bloquea.


Fichar a un experto

No es descabellada la idea de contratar a un cómico profesional para ayudar al personal a reírse de sus problemas. Al fin y al cabo, son los expertos del arte de transformar la realidad en clave de humor.

Probablemente el mayor experto del humor empresarial en España sea José Luis Izquierdo (más conocido como el “Mago More” o “More”).
Este bufón corporativo actúa en unos 200 eventos cada año, con clientes tan serios como Telefónica, PricewaterhouseCooperts, BMW o Endesa.
Según More, los problemas internos de una organización dan mucho juego a la hora de hacer comedia.


PAUSAS PARA REÍR


Hay otro método que nos puede ayudar a reducir el estrés.

Consiste en interrumpir la actividad laboral para tomarnos un descanso lúdico, o aprovechar los descansos del día para introducir actividades divertidas. De este modo, restablecemos el buen humor y nos recargamos de nuevas energías para continuar.


Juega y gana seguro

Los juegos clásicos de toda la vida nos proporcionan muchas soluciones para tomar un respiro divertido y contrarrestar la tensión y el agobio.
En algunas empresas se ha practicado el juego con esta finalidad. En una empresa de salud norteamericana se aprovechaba un pasillo largo para minisesiones de bolos y en las oficinas españolas de Ebay se han librado campeonatos de mus.


Juguetes antiestrés

Muchas empresas han creado salas específicas para jugar, o incluso han llenado la oficina de juguetes variados para estimular la creatividad y reducir el estrés. Una idea para tratar el estés es:

Un saco de boxeo para descargar tensiones. Incluso hay algún modelo que incorpora un marco de plástico para insertar la foto del objeto de tu ira.


Bromas e inocentadas
Tomar el pelo y dejárselo tomar, desde la complicidad y el bueno gusto, es una manera de aligerar un poco la jornada laboral, y no hace falta esperar al día de los inocentes para hacerlo. Pueden emplearse las bromas de toda la vida o inventar otras como:

- A Howard Bronstein, guarda de seguridad de una clínica, le gusta meter su walkie-talkie en un muñeco y hablar con la gente desde el monigote, provocando todo tipo de hilirantes escenas.
- Un equipo de carga de maletas de Southwest Airlines, al comprobar que alguien había facturado una jaula abierta y eviaron un mensaje a sus compañeros en el aeropuerto de destino: “cuidado con el jabalí en la sección de carga”. Cuando éstos abrieron la compuerta y vieron la jaula vacía, se pegaron un susto tremendo, imaginando que andaba suelto un jabalí por el avión...

Desafíos divertidos en las paredes

Una manera de ofrecer a tus colegas un pequeño respiro humorístico es desafiándoles a ejercitan su imaginación en una original tormenta de ideas. Se genera así un juego compartido que con cada nueva aportación se va volviendo más atractivo. Un ejemplo:

- Lonchas humorísticas para bocadillos: Se exponen viñetas, fotografías o dibujos con “bocadillos mudos. En una hoja adjunta deberán añadirse sugerencias sobre lo que dice cada personaje.

Sesiones de risoterapia

La risoterapia es un conjunto de ejercicios de risa “forzada” y en principio “sin motivo”, el reír por reír. En realidad el hecho de reír sin motivo es en sí una actividad bastante ridícula, y probablemente sea este el verdadero “motivo” de la risa que provoca, además del contagio emocional. En cualquier caso, parece ser que funciona la hora de provocar una risa auténtica y tiene los mismos efectos que el humor convencional, al menos para muchas personas.


La hora loca

Este sencillo ejercicio lo practican Eileen Douse y sus colegas de la empresa Human Dynamics. Las 15:00 horas (que en EEUU corresponde a nuestras 17:00, ya que su hora de comer es en torno a las 12:30) es la “hora loca”. Al llegar este momento, toda la gente de la oficina hace girar sus sillas durante 30 segundos, sin parar y de manera descontrolada. Tras este minidescanso infantil, vuelven a lo que estaban haciendo.

Diga patata

Otra idea para un descaso idea y rápido es el de realizar sesiones de fotografía originales. Una directiva organiza con su equipo sesiones fotográficas donde emplear complementos, sombreros y botas para dar color a unos breves minutos de desfile y poses ante la cámara.

Actividades de oficina completamente inútiles

Hay un curioso libro de Rick Davis que se titula “Actividades de oficina completamente inútiles” y que verdaderamente cumple su promesa: cómo recortar una tarjeta de presentación de tal manera que puedes introducir tu cabeza por el agujero, cómo colgar una cuchara de tu nariz, cómo hacer un clarinete con una pajita, cómo mantener una pluma en equilibrio… Estas actividades son perfectas para evadir la solemnidad y el estrés durante un ratito.

Últimas noticias

Otro formato de pausa humorística es el de compartir noticias inusuales o triviales.
Una variante es que cada persona cuente, como primicia y casi como secreto de confesión, alguna noticia muy evidente: “¿Os habéis enterado? ¡Ahora los donuts vienen con un egujero en la parte central del bollo!”.


La patrulla de los Cascarrabias
En la empresa Digital Equipment se organizó una “patrulla de los cascarrabias”. Esta terrible escuadra se paseaba por el edificio en los momentos más inesperadas en busca de caras largas y síntomas de estrés o mal humor. Cuando detectaban a alguien así, la patrulla le rodeaba y le sorprendía con la “cara de murciélago”. Acto seguido, seguían su camino buscando nuevas víctimas.

Pack antiestrés
Un director de ventas de Dun and Bradstreet Software diseñó un kit para su equipo compuesto de aspirina, chicle, cintas audio de comedia, juegos, pelota antiestrés, nariz de payaso, bolígrafos divertidos y otros artilugios. Incluía también instrucciones sobre cómo y cuándo ponerlos en práctica.

REMEDIOS ESPECÍFICOS

En esta última sección proponemos algunas recetas contra varias fuentes habituales de emociones negativas.

El tráfico, azote de la modernidad
El tráfico, sobre todo en las grandes ciudades, s motivo para cargarse de tensión. Alguna pista para vivirlo de otra manera puede ser:

- Preparar algún elemento de disfraz en la guantera del coche para lucirlo durante los momentos de atasco: una nariz de payaso, unas gafas de Groucho, una peluca cantosa. Es sólo cuestión de ponérsela y actuar con absoluta normalidad. Si lo pruebas, comprobarás que el tiempo discurre más rápido, e incluso que te vuelves más amable al volante. Además realizan un servicio público, relajando los nervios de los demás automovilistas.


El jefe gruñón
En otras ocasiones, hay personas que nos estresan en nuestro entorno día tras día: el jefe gruñón, el compañero antipático, la directiva severa.

Para tomarnos estas relaciones con mal calma, nos podemos fijar en John F. Kennedy. Que para mantener la sangre fría ante duras negociaciones con otros líderes, lo que hace es imaginarse a sus adversarios vestidos sólo con ropa interior de color rojo.

Esta técnica puede ampliarse a cualquier persona que nos provoque ansia, empleando diversos trucos de la imaginación.
Otra idea es imaginarnos al protagonista de nuestras pesadillas en pañales, con una gallina sobre la cabeza, o vestido de Lola Flores.

El cliente difícil

Trabajar de cara al público parece en principio una ventaja, pero hay ciertos miembros del público que preferiríamos no tener que tratar. Para ello hay que mantener la paciencia, y un consejo es el siguiente:

Es posible cambiar la manera de vivir la interacción con un cliente difícil imaginándose a unos jueces olímpicos que con unos cartelitos puntúan nuestra actuación ante el imponen desafío.

Otra sugerencia es divertirse clasificando a los clientes en distintas categorías, o dándoles motes: el mudo, Lola Flores, el listillo, la despistada, Rambo…


La fotocopiadora, el monstruo de cien caras (de papel, se entiende)
Hay veces que juntan en la fotocopiadora varias personas, y que para colmo se atasca el papel. Por ello es aconsejable instalar junto a esta máquina un corcho con viñetas, artículos y otros recortes humorísticos, o una lista de frases ingesiosas.

Reducir el presupuesto
¿Pero cómo lo vamos a reducir aún más?, nos tendremos que poner a pedir limosna por los pasillos… En realidad, esta vez, la solución es sencilla. En este caso la fotocopiadora es nuestra aliada. Seleccionamos la opción “reducir al 50%, le damos al botón verde y ¡ya está! El presupuesto, reducido a la mitad en un instante. Si cuela cuela y si no, al menos nos divertimos un rato.
Las prisas
Siempre estamos corriendo de un lado para otro, todo parece acelerarse y nunc a hay suficiente tiempo para hacer las cosas con calma. Como antídoto a este frenesí, conviene recordar la necesidad de tomarse respiros, descanso y pausas. Una idea es colocar señales de tráfico en el pasillo de la oficina para “reducir la velocidad” progresivamente o incluso “STOP”. También se puede poner en práctica el ejercicio de la cámara lenta. Después de hacerlo durante unos minutos, volveremos a un ritmo intermedio.

El imprevisible ordenador
Como vimos al inicio del capítulo, el ordenador es uno de los más habituales estresores del Siglo XXI. Pero a pesar de los problemas que te da, no puedes vivir sin él. Lo amas y lo odias.
Por ello muchas veces conviene, tratarse como un ser querido, como tu pareja, hablar con él y darle cariño.

Y cuando las cosas se pongan feas, para evitar golpear el equipo, es recomendable tener a mano un ordenador de goma que pueda golpearse sin riesgo de mayores daños.


CAPITULO 4. SILBANDO AL TRABAJAR


EL HUMOR POTENCIA LA MOTIVACIÓN Y LA CREATIVIDAD



La institutriz Mary Poppins es un gran ejemplo a seguir a la hora de trabajar divirtiéndose y es más, convirtiendo el trabajo en un juego.
Otra historia en la de Mary Jane, una directiva muy capaz a quien sus jefes le destinan a la terrible tercera planta de su oficina, para ver si ella logra mejorar ahí la productividad. Fijándose en la actitud y de la forma de desarrollo lúdica que emplean los trabajadores de Pike Place Fish, ella decidió iniciar un proceso de cambio en su propio departamento. Al final, con la participación de toda la gente de su equipo, consigue convertir el “vertedero de energía tóxica” en un departamento donde la gente trabaja más a gusto y con mejores resultados.

MOTIVAR CON LA DIVERSIÓN

Esperamos que este libro te proporcione las ideas y el ánimo necesario para iniciar un proceso similar. A continuación te vamos a proponer algunas sugerencias que se refieren a la motivación en un sentido más concreto.

Transformar la realidad

Una técnica básica consiste en aplicar alguna metáfora que sirva de eje principal para estimular la imaginación e ir articulando diversos elementos lúdicos.
Del mismo modo, cualquier proyecto puede transformarse en clave de juego si existe complicidad entre los miembros del equipo. Una clave sería buscar una metáfora para modificar el nombre del proyecto, a las tareas, a las funciones, etc.
Algunas de las variaciones sobre el tema de la transformación de la realidad son:
- Identificación con algo mayor: Como hacen con los camiones de Soutwest, pintarlos de los colores de los equipos de fútbol americanos locales para sentirse identificados con el heroísmo de sus ídolos y convertirse así su trabajo en algo más grandioso.
- Identificación con un personaje: En la consultoría Master Consulting Group colocarlor un enorme póster que comunicaba el progreso de la empresa hacia el objetivo mensual de ventas. Mostraba un simpático dibujo de estilo comic de un atleta en tres situaciones distintas dependiendo de si se consigue o no el objetivo. Al parecer, el póster generó mucho interés y motivó al equipo, produciéndose un impacto considerable en las ventas.
- Aprovechar oportunidades para el espectáculo. Un hospital que trabajaba en un complejo proceso de cambio, aprovechó la necesidad de escoger un nuevo uniforme para montar un evento sorpresa. Se trataba de un desfile donde el personal médico lucían los distintos modelos e uniforme paseando al ritmo de la música por una pasarela, mientras que los demás aplaudían y animaban. Con este evento se consiguió motivar a la plantilla en el proceso de cambio.

Competiciones amistosas

La competición añade un elemento de juego a cualquier actividad. Algunos ejemplos son:

- En una oficina de la empresa Sprint, instalaron dos ruletas divididas en once categorías. En una ruleta aparecían casillas con indicadores del trabajo: mayor número de ventas, mayor número de llamadas… La otra mostraba premios e incentivos: entradas de cine, vales de comida… Al finalizar la jornada se giraban las ruletas y la ganadora o ganador se llevaba su premio sorpresa.
- En la empresa Chilcote diseñaron un “bingo” de seguridad laboral con el que consiguieron reducir los accidentes laborales en un 56%, ahorrando a la empresa 21.000 dólares.

Celebrar el éxito
Una de las mejores maneras para fomentar la motivación es celebrando los triunfos con actos simbólicos en los que podemos dar rienda suelta a la satisfacción por el trabajo realizado. Un ejemplo de esta modalidad es:
- Fraser Pape, un fabricante de papel, dividía a su fuera de ventas en dos equipos que competían entre ellos en una partida amistosa anual. Al finalizar el año, se celebraba un curioso banquete de “filetes y judías” en el que se anunciaba el equipo ganador y perdedor. Acto seguido, el primero se le servían filetes, y al segundo judías.

Recompensas divertidas
A continuación te presentamos una lista de simpáticos regalos que se han utilizado en situaciones reales de trabajo para recompensar logros y esfuerzos. Hay ideas para todos los presupuestos y situaciones, y todas tienen su gracia, sobre todo si se regalan con agradecimiento:

- Chucherías: golosinas, piruletas, monedas de chocolate…
- Productos de ocio: tebeos, libros de Gomaespuma, DVDs de Martes y Trece…
- Objetos: juguetitos, llaveros, bromas…
- Tarjetas: con citas ingeniosas, frases de reconocimiento, fotos graciosas, chistes…
- Vales: entradas para el cine, bonos para masajes, cheques regalo para la limpieza del hogar o del coche…
- Cupones creativos: un librito de cupones curiosos que se entrega a un subordinado/a, del tipo “vale por 10 minutos de silencio, por mucho que tu jefa quiera seguir discutiendo”, “vale por 30 segundos de tu jefe caminando como un gorila”.
- Privilegios: ir durante una semana al trabajo en limusina, uso de una plaza de aparcamiento reservada…
- Envíos: un ramo de flores que se envía por mensajero a la mesa de trabajo, una pizza con los champiñones formando el nombre de la persona…
- Loterías: décimos de la lotería de Navidad, cupones “rasca y gana”…
- Simbólicos: un certificado divertido, un placa guasona, nombrar una sala o un bocadillo de la cafetería en honor del empleado…
- Personalizados: un despertador gigante para el que siempre llega tarde, un guante de boxeo a la negociadora más dura…
- Insólitos: comida para tu perro o gato durante un año, dos pares de zapatos (unos de trabajo y otros de sport)…

Regalos colectivos
También la recompensa divertida puede aplicarse a un grupo entero que lo merece. A continuación señalo cómo algunas empresas han destacado en esta práctica:

- Un directivo de GTE Data Services periódicamente sorprendía a su equipo de 80 personas con una “tarde libre de cine”. Invadían un cine de múltiples salas y todo corría a cargo de la empresa: entradas, palomitas, bebida… Si alguien no podía acudir, recibía un vale por dos entradas para usar en su tiempo libre.
- Ford, alquiló todo un gran almacén desde las 18:30 a medianoche para sus 250 mejores gerentes de ventas, repartiendo 5.000 dólares a cada gerente. Contrataron a tres deportistas célebres para hacer de vendedores sorpresa en distintas secciones.


Regalos ocultos

Una técnica ingeniosa consiste en esconder pequeñas recompensas en el trabajo mismo. En un restaurante, el equipo de managers adherían pegatinas en lugares recónditos para fomentar la limpieza en detalle. Los encargados/as de la limpieza recibían premios por entregarlas, cuantas más pegatinas, mayor el regalo.

Regalos entre colegas

El hecho de agradecer a alguien su trabajo con un detalle simbólico es en sí un placer. He aquí alguna idea para extender a cualquiera la posibilidad de otorgar recompensas:

- En Pacific Bell, una empresa de telecomunicaciones, crearon un programa de recompensas mutuas denominado “¡Te pillé!”. Cada persona disponía de varios bonos de 5 dólares que podía entregar a cualquier colega a quien “pillaba” haciendo un trabajo excepcional.

Recompensas a esfuerzos especiales

Cuando las situaciones requieren un “plus” de trabajo, es conveniente agradecer y recompensar el esfuerzo añadido. Y no está demás añadir a estos agradecimientos y toque de humor, entre otras cosas, para suavizar la sobrecarga laboral.

- La mejor manera de recompensar a alguien por trabajar horas extras, es devolviéndoselas. El regalo de una tarde, un día o incluso varios días, para que la persona se divierta a su antojo, comunica un claro mensaje de respeto hacia su necesidad de ocio.
- Otra posibilidad es subvencionar la diversión. En la empresa EDS llegaron a entregar cheques de 500 dólares con estrictas instrucciones de dar una fiesta en casa y poder disfrutar con familiares y amigos “a cargo de la empresa”.

Penitencias

Matilda Reeder, una directiva de SABER, empresa líder de software para aerolíneas, puso un bote en su oficina en el que la gente introducía 25 céntimos si llegaban tarde, fallaban un plazo o cometían alguna otra pequeña falta. Luego el dinero se empleaba para celebraciones conjuntas o para comprar donuts. En Scient, quien llegara tarde a una sesión de formación luego tendría que contar un chiste o cantar una canción al final de la clase.


LA CHISPA DEL INGENIO

La innovación es sin duda uno de los grandes motores de la historia humana y es de vital importancia para el mundo competitivo de la empresa.
Citamos el ejemplo de Soutwest porque nos creemos que sea casualidad que esta empresa, que ha introducido numerosísimas innovaciones en su sector, sea también uno de los casos más célebres de una empresa divertida.
El humor y la creatividad tienen mucho que ver.
La gente a veces cree que la creatividad consiste en inventar cosas nuevas. Pues no. La creatividad consiste más bien en combinar cosas que ya existen, pero de una manera original.
En este sentido, la labor del inventor y del bufón es muy parecida, con la diferencia de que el bufón combina a lo loco, mientras que el inventor tiene que afinar más para encontrar la combinación ideal.
La combinación ideal no llega enseguida, sino que requiere de muchísimos errores.
Ponemos el ejemplo de Edison, ¿cuántas veces le habrían explotado a Edison las bombillas en plena cara, en su intento de invención? Ni se sabe. Pero seguramente él y su equipo sabían encontrarle el lado gracioso al asunto. De hecho dicen que tenía los cuadernos de su laboratorio llenos de frases ingeniosas y chistes.

Formatos de brainstorming
El brainstorming o tormenta de ideas es una conocida técnica para maximizar la producción creativa de un grupo. Pero a esta vieja fórmula pueden añadirse matices humorísticos para estimular la creatividad y desbloquear las rutinas mentales:
- La idea apestosa: Para evitar que la gente se calle las ideas “malas” (que a menudo no lo son, o pueden inspirar ideas buenas), se hace lo siguiente. Cada vez que alguien tenga una idea mala, anuncia el hecho “Chicos, ¡se me ha ocurrido una realmente apestosa!” y todos deben aplaudir, silbar, poner cara de disgusto, taparse la nariz. Tras estas expresiones de admiración la persona cuenta su idea.
- Las páginas amarillas: Se hace para ver la empresa desde otro punto de vista. Se abre la guía y se escoge al azar una categoría. Entonces se orienta la tormenta de ideas a describir cómo sería la empresa con ese servicio.
- Noticias del futuro: Los participantes deben dar ideas para escribir una nota de prensa publicada cinco años en el futuro. Si se realiza este ejercicio con muchas personas, pueden puntuarse los mejores artículos.
- Lo mejor y lo peor: Consiste en llevar las posibilidades de éxito y fracaso hasta los extremos más absurdos. ¿Qué es lo peor de lo peor que podríamos hacer en nuestras empresa? Y al contrario ¿Qué es lo mejor que podríamos hacer en esta compañía?.

Catalizadores de creatividad

He aquí otra serie de actividades que pueden servir de catalizadores creativos:

- Inventores: Se solicita a los participantes que propongan al menos treinta mejoras para la tradicional ducha. Pueden imaginarse infinitas variantes de este ejercicio, pensando en una silla, una persiana, una lámpara…
- Qué pasaría sí…: El moderador lanza una pregunta que comience con estas tres palabras para iniciar un brainstorming. Por ejemplo: “¿Qué pasaría si… pudiéramos ser invisibles?.
- Títulos de películas: Se plantea una situación real en la que se encuentra la empresa y se realiza un brainstorming de títulos de películas para describir la situación. Por ejemplo, para unas obras en la oficina “¡Esta casa es una ruina!”.
- ¿Quién lo dijo?: Se trata de un formato de adivinanza con respuestas que son absurdas. Se enuncian frases y los miembros deben descubrir el autor. Por ejemplo: “Vayamos por partes” (Jack el destripador), “Tengo el corazón de piedra” (una estatua).

Alterar el formato de la reunión

Para intentar evitar caer en costumbres y rutinas mentales, pueden producirse cambios en el formato de la reunión en la que queramos obtener resultados distintos:

- Cambiar de lugar: Hay managers que buscan entornos inusuales y atípicos para sus reuniones especiales: por ejemplo: museos, monumentos, edificios antiguos, un bar cercano…
- Transformar la sala: Sin moverse de la sala de reuniones, ésta se puede transforma en un lugar insólito y creativo. La empresa Medrad convirtió durante unos meses una sala en la “sala de grafiti”, cualquiera podía añadir un garabato, frase o un poema a las paredes.
- Cambiar las reglas: También es posible transformar la experiencia de una reunión con sencillos cambios a las reglas del juego. Por ejemplo, todos con los ojos vendados. O sentados en el suelo al estilo oriental. También se pueden introducir variaciones en el modo de hablar: con acento mejicano, en verso…

Romper con la rutina

Hay estrategias que podemos seguir para fomentar la creatividad en la empresa. Una de las más importantes es romper con las rutinas que condicionan nuestro modo de pensar. Éstas son algunas formas de hacerlo:

- Excursiones: Para solucionar un problema de ventas, es imprescindible conocer bien al cliente. En una empresa motera Harley Davidson, donde las ventas habían disminuido, el director general envió a su equipo a ponerse las chupas de cuero para viajar y participar en rallies de moteros. Consiguieron salir del bache gracias al contacto directo con su público que les proporcionó ideas.
- Cambiar de roles: En distintas organizaciones, como la cadena de tiendas Lechmere, se ha probado la idea de rotar a los empleados durante períodos breves para que conozcan otros roles de la empresa.
- ¿Y tú qué?: Hay que probar con pequeños desafíos de cambio: busca nuevas emisores de radio, altera la ruta que sueles tomar al ir al trabajo, cambia algo en tu dieta, modifica tu forma de vestir…

Valorar los errores

Vale la pena instaurar algún sistema para otorgar a los errores el valor que se merecen, facilitar su reciclaje humorístico y ayudarnos así a superarlos y mejorarnos:
- Premio al mejor error: Algunas organizaciones, has instaurado premios al “mejor error del mes”, el “mejor fracaso”, el “desastre más esplendoro”, etc.
- Trofeísmos: Se trata de habilitar otra vitrina para recuerdos y objetos de desastres estrepitosos, errores garrafales o malas ideas.
- Antología de errores: Una variante consiste en elaborar un librito con descripciones de los errores más divertidos de la empresa.
- Errores legendarios: Por ejemplo, ha habido nombres de marcas que al traducirse a otros idiomas o culturas resultaron desastrosos. La primera traducción al chino de Coca-Cola significaba “Muerde el renacuajo de cera”. Y la empresa Olympia no tuvo éxito en Chile al llevar ahí una fotocopiadora con el apelativo de “Roto”.

CAPITULO 5. EL IMAN DE LA RISA


EL HUMOR COHESIONA A LAS PERSONAS Y MEJORA LA COMUNICACIÓN ENTRE ELLAS



Si pensamos por un lado en las personas con las que mejor trabajas, y por otro en las personas con las que compartes el humor y la risa más a menudo, casualmente coinciden en la mayoría de los casos.

Ofrecemos en este capítulo numerosas propuestas relevantes a la interacción entre los miembros de un departamento o de una empresa.

UNIR CON LA RISA

Los psicólogos que estudian las relaciones humanas han comprobado que la risa, el humor y el juego son elementos claves en los procesos de atracción y en el establecimiento de lazos mutuos. Estas conclusiones justifican las tonterías que a continuación te proponemos.

En pañales

Se trata de un rompehielos clásico que permite a todo el equipo descubrir cómo eran cada uno de ellos antes de ponerse su primera corbata o falda.
Estas son las instrucciones:

1. e pide a los miembros de un departamento (o de toda la plantilla) que traigan a la oficina fotos de cuando aún no habían cumplido un año.
2. Se colocan todas en un tablón o una página web, sin desvelar las entidades de cada bebé.
3. También pueden añadirse datos o anécdotas interesantes. Por ejemplo: Conocido como “el mofletes”, aficionada a los enchufes…
4. Después se convoca un concurso para descubrir a la persona adulta que corresponde a cada foto. Pueden otorgarse puntos por adivinar el mayor número de entidades.
5. El ganador/a recibe un premio: el “pañal de oro”, el “trofeo chupete”…
6. Cuando visite la oficina una persona de fuera, puede hacer la broma: “¿Quieres ver una foto de nuestro director desnudo?”.
7. Una variante e este juego es que cada persona traiga una foto de su animal doméstico.

Detectives
Otro método para conocerse mejor puede practicarse en alguna reunión general. Las y los participantes se convierten en detectives que deben encontrar a las personas que responden a una serie de características listadas en una hoja. Cada detective deberá cumplimentar la hoja con el nombre de al menos una persona en cada categoría. Ejemplos: busca en el grupo una persona que… tengo el mismo tamaño de mano que tú, cante por las mañanas en la ducha, sepa jugar a la brisca…

El dato extraño
Una variante del juego anterior consiste en solicitar a cada persona un dato concreto que desconozca el resto de sus colegas: se tiró en paracaídas, abre las botellas con la boca. En un evento, se reparte a todo el mundo una lista de nombres y de datos insólitos. Se da el pistoletazo de salida y hay que averiguar quién es quién, lo antes posible. El primero que lo consigue, recibe el premio.

La isla del tesoro
Todos/as guardamos objetos que han tenido un significado especial en momentos concretos de nuestra vida. Son pequeños tesoros que dices mucho de nosotros mismos. Una manera divertida de conocer mejor a las personas de nuestro entorno laboral es pedir que cada una traiga uno de sus “tesoros” y explique su significado a todo el grupo.

La entrevista impertinente
Otra forma de conocerse consiste en organizar una sesión de entrevistas periodísticas. Se junta a la gente en parejas que se entrevistan, y luego cada persona presenta a su pareja delante de todo el grupo. Resulta aún más divertido si se plantea como una de esas entrevistas desenfadas o “impertinentes” que se publican a veces en los periódicos. Un ejemplo de pregunta sería: ¿Cuál fue el último mote que te asignaron?.

Speed dating
Esta dinámica sirve para que un grupo grande personas puedan conocerse rápidamente.
Una sesión de speed dating consiste en dar un espacio de tiempo de entre 2-5 minutos, para que distintas “parejas” se conozcan, antes de cambiar de pareja. No hay tiempo para formalidades, por lo que hay que ir al grano. Y suele ser muy divertido.

Los kínder sorpresa
Se preparan unos huevos sorpresas personalizados. Al final de una cena se repartes, y cada persona recibe un huevo que contiene un papelito con instrucciones para iniciar alguna interacción con otra persona: “Que Susana Oroz te enseñe a bailar una jota”, “Que Valentín Campos te recite unos versos de Lorca”.

Los 15 minutos de fama
Con más tiempo y esfuerzo, es posible organizar espectáculos en los que distintos miembros de la plantilla tengan la oportunidad de mostrar sus talentos antes sus colegas: recitales de música, pequeñas obras de teatro… Puede montarse un gran espectáculo anual o pequeñas actuaciones a la hora de comer. Es una manera entretenida de conocer mejor a la gente con las que trabajamos y sorprenderse con talentos que casi nunca salen a la luz en la cotidiana vida laboral.

Actividades conjuntas
Seguramente hay personas en tu empresa con intereses comunes. Por ello es muy divertido fomentar su encuentro en actividades de ocio que les permita conocerse mejor y entablar otro tipo de relación. Por ejemplo, las oficinas de diversas empresas han creado bandas de música rock internas, entre ellas Nokia, Sony, Deloitte, eBay, Harley Davidson.
Visita turística de un departamento
A menudo se crean barreras entre las personas que trabajan en distintos departamentos. Para estrechar los lazos entre distintos departamentos es muy útil organizar de vez en cuando unas visitas guiadas. En este evento, uno de los departamentos actúa de anfitrión e invita a quien quiera a pasearse por su zona. Es una oportunidad para que el departamento exhiba su trabajo de forma creativa y divertida y aclare los malentendidos. Para facilitar el “tour” se pueden repartir documentos sobre funciones y personas, grabarse una divertida guía audio, ofrecer algún tentempié…

Ritos y señas de identidad
La pertenencia a un grupo es una necesidad básica del ser humano, y cuando los miembros de un grupo se identifican con él de corazón, su eficacia se multiplica.
En todo grupo las bromas y la diversión compartida conforman un gran pilar de la identidad grupal. Queríamos compartir algunas ideas:

- Los nombres: Se puede jugar con los nombres mismos de los grupos de referencia. No es lo mismo referirse a “los empleados de Google” que a los “googlers”.
- El eslogan: Las empresas suelen desarrollar un lema serio de cara al público, pero internamente se puede buscar algo más informal y simpático. El de Google es “No seas malo”. El de DHL “Estoy en ello”.
- Las bromas compartidas: En todos los grupos se desarrollan códigos, jergas y modismos compartidos por todas las personas que provocan la risa entre los componentes. Por ejemplo, al gerente Julián Pelacho le comenzaron a llamar “Don Julio” desde que un cliente un poco estirado decidiera llamarle así. Luego, cuando durante una dura negociación telefónica Julián se echó un trago de Johnny Walker, y su resultante firmeza de planteamientos le ayudaron a cerrar el trato, el mote se transformó en “Don Julio Chupito”.
- La mascota: Una mascota divertida en la empresa, un animal o personajillo que refleje los valores internos del empleado medio puede ser un contrapunto más divertido del logotipo “oficial”.
- Imágenes del equipo: La imagen de todo el grupo reunido es una gran referencia de identidad. Pero es mejo aún si la foto contiene algún toque cómico. Puede ser una caricatura o un ingenioso trucaje de póster del equipo deportivo local, de un grupo musical de moda, de los astronautas de la NASA…
- Merchandising: Es habitual ver bolígrafos o llaveros con el logotipo de la empresa, pero sería más gracioso si le añadimos alguna frase ingeniosa o alguna imagen simpática. También se puede ir más allá con otro objetos como: pelotas antiestrés, tatuajes, gorros, flotadores, toallas, abridores de cerveza… y ya puestos podríamos abrir una tienda entera con tantos artículos para los empleados, familiares, proveedores… etc.
- La historia de la empresa: Hay compañía que no dejan que su biografía se olvide y la convierten en motivo de orgullo, nostalgia y risas. Southwest ha cuidado siempre este aspecto, rescatando cientos de anécdotas divertidas e inspiradoras para ir hilando una biografía empresarial que ha adquirido para muchas personas, una dimensión casi legendaria.
- Celebraciones: Celebrar juntos es quizás l manera más poderosa de unirse mediante la diversión.

REDUCIR TENSIONES

Como vimos en el primer capítulo, la psicología ha comprobado que el humor reduce el estrés y las emociones negativas en general, incluida la ira.
También en la oficina, una salida ingeniosa a menudo es la manera más rápida y eficaz de restablecer la paz.

Anécdotas del humor pacificador
En estos casos es difícil dar recomendaciones generales, ya que cada caso es único y requiere una respuesta ajustada a las circunstancias. He aquí un ejemplo real:

- Una agente de policía de California una veza acudió a un domicilio en el que se estaba peleando una pareja. Al llegar oyó voces y ruidos terribles, de pronto vio caer el televisor desde la ventana del segundo piso. Cuando la agente llamó a la puerta de la vivienda escuchó un grito furioso: “¡Quién es?!”. Su ingeniosa respuesta fue: “¡El reparador de televisores!”. La pareja bajó a recibirla totalmente confundida, y bastante más calmada.

Practicar la pacificación humorística
Esta capacidad puede desarrollarse con la práctica.
Prueba con el siguiente ejercicio.
1. Piensa en una situación de trabajo en la que te enfrentas a una persona enfadada.
2. Escribe distintas respuestas que podías dar para redirigir los ánimos hacia el humor.
3. Valora las ventajas y desventajas de cada idea.


Ritualizar la guerra
Incluso la guerra tiene sus reglas: las ambulancias y las banderas blancas deben respetarse, así como ciertos edificios, días y lugares sagrados.
Esta misma idea puede aplicarse en cualquier grupo o organización, estableciéndose normas sobre cómo “pelearse” para que las cosas no se salgan del tiesto.
Algunas ideas son:
- Por escrito: Cuando surge un conflicto caliente, alguien dice “¡por escrito!”, y entonces el conflicto se continúa en silencio, escribiéndose todo en post-its.
- Dramatizar: Las emociones se dramatizan de manera exagerada. Por ejemplo: en verso, como una ópera, como un rap…
- Intercambiarse: Se pide un cambio de roles, y entonces los dos contrincantes se intercambian los zapatos o alguna prenda de ropa y siguen discutiendo, pero cada uno adoptando el punto de vista del otro. Luego se abrazan y vuelven a las posturas originales.
- Con disfraz: Los contrincantes debe interrumpir la discusión para ponerse un elemento de disfraz ridículo: nariz de payaso, peluca gigante, barba postiza… Entonces continúan.


COMUNICAR CON GRACIA


Existe una variedad enorme de elementos que pueden añadirse a una presentación oral o escrita para darle un poco de gracia al asunto. Evidentemente, agregar un toque de humor requiere preparación, tiempo y ganas. Pero el impacto que produce a menudo vale la pena. Estas ideas pueden adaptarse a conferencias, circulares, informes, emails, carteles, intranets y incluso a veces a contratos.

Chistes
Hay miles de viejos chistes que pueden emplearse en distintas situaciones y cientos de libros y páginas web que los recopilan. Lo importante que sean relevantes al tema a tratar y que se ensayen bien.

Anécdotas
A la mayoría de las personas les resulta más fácil contar anécdotas que chistes. Pueden contarse con mayor naturalidad, y no requieren tanto ensayo.
No está de más en estos casos: hacer gestos, movimientos, mostrar objetos con la mímica, poner voces, imitar acentos, añadir efectos sonoros…

Cuentos y otras ficciones
También podemos emplear retazos de historias que hemos leído o visto en el cine o en la televisión.

Metáforas
Emplear una metáfora que se adapte bien y que tenga interés para el público al que nos dirigimos es una manera muy eficaz de añadir chispa a una presentación.
“El negocio de los seguros es un poco como el arte de hacer una buena paella”.

Reírse de uno mismo
Bromear a costa de uno mismo es una manera de comunicar que quien habla es un ser humano como los demás.
No se trata de humillarse ni descalificarse, sino de reconocer algún pequeño defecto o contar alguna desventura.

Audiovisuales
Sirven para añadir una nota de color al discurso en blanco y negro y para reforzar los mensajes principales. Por ejemplo: vídeos, ilusiones ópticas, música…

Experimentos estilísticos
Otra opción es jugar con el formato y el estilo de la comunicación. En una oficina de Arthur Andersen decidieron dinamizar un poco las reuniones semanales y para ello adoptaron en las presentaciones el formato de un programa televisivo de entrevistas.

Frases ingeniosas
Hay frases y citas excelentes para condimentar cualquier comunicación. En la web podemos encontrar frases para cualquier tema. Por ejemplo:
- Hay dos palabras que le abrirán muchas puertas: tire y empuje.
- Si busca una aguja, no busque en un pajar. Busque en su costurero.

La regla de tres
Se trata de un viejo esquema cómico muy eficaz. Se proporciona una lista de tres ejemplos, razones, categorías…, pero la tercera tiene trampa: es absurda, desproporcionada.. Un ejemplo:
- “A los asesores financieros siempre nos hacen las mismas tres preguntas: ¿Cuál es la forma más segura de invertir mi dinero? ¿Cómo puedo pagar menos impeustos? Y… ¿De qué demonios estás hablando?”

Definiciones estrambóticas
Hasta algunos conceptos pueden volverse divertidos. Dos ejemplos en el mundo económico:
- Euro: Moneda europea que en España se pronuncia “peseta”.
- Inflacción: El proceso que nos permite vivir en un barrio más caro sin tener que mudarnos.

Trucos de magia
Existen numerosos trucos muy sencillos de realizar que ayudan a ilustrar los temas con un toque mágico y sorprendente.

Violar las normas
Hacer algo extraño y excéntrico, que se salga de lo normal, inmediatamente atrae la atención. Un ejemplo puede ser, en una presentación oral, adoptar una postura inusual, comenzar hablando con otro idioma, bailar… Pero lo importante es justificar el elemento discordante, de manera que tenga sentido en relación con el tema de la comunicación.

Tonterías varias
La comedia tiene infinitas variantes: explorar las consecuencias disparatadas del algo aparentemente lógico (¿Si nada se pega al teflón, cómo lo pegaron a la sartén?, redefinir las siglas (El IRPF, ya saben, el Impuesto que hace rabiar a las Personas Físicas).


SUAVIZAR LOS MENSAJES DIFÍCILES

Las malas noticias, las críticas, las órdenes, las peticiones de un pago atrasado… son mensajes que nos cuestan dar y recibir. Pueden ofender o herir al que los recibe, y a veces también a quien los da. Por este motivo, es una buena idea comunicar estos mensajes con humor, para contrarrestar la tensión que pudieran generar con el efecto de la risa.

Críticas
Evaluar y guiar el trabajo de los demás es una tarea propia de todo líder, pero cuando la evaluación resulta negativa, puede resultar difícil transmitir y recibir el mensaje. He aquí algunos ejemplos de cómo desdramatizar un asunto:

- En Chase Manhattan Bank, colocaron en las oficinas unos pósteres con viñetas que satirizaban en caricatura los errores más frecuentes de los cajeros. En el 95% de los casos, los errores cesaron casi por completo.
- En el almacén de una empresa, un empleado acostumbraba a llegar tarde. Una mañana su jefe inició una porra para adivinar a qué hora llegaría. Se escribieron las apuestas en una pizarra. Cuando llegó el empleado le recibieron entre aplausos y risas. A partir de entonces, se volvió mucho más puntual.

Desafiar a la autoridad
Es difícil dentro de las empresas conseguir que las críticas fluyan “hacia arriba”, o que la gente pregunte o comente abiertamente a sus superiores sobre los temas que más les preocupan. El temor suele ser una barrera que impide este tipo de comunicación sana.

- Una manera de conseguir que se comparta esta información es mediante un “concurso e quejas”, como la que estableció la Raychem Corporation. Se organiza como un programa concurso, y la mejor queja recibe un premio. Es una buena idea en estos casos establecer como requisito que para participar en el concurso se deban adjuntar tres posibles soluciones a las demandas planteadas.

Peticiones
Pedir algo a menudo resulta molesto para ambas partes, y aún más si se trata de dinero o tareas un poco pesadas. Por este motivo, conviene pedir con la sonrisa y con alguna broma que fomente la generosidad. Un ejemplo es el siguiente:

- La encargada de cobros de una empresa se hizo fabricar un sello de goma con el siguiente mensaje: “Hola, soy el ordenador de la empresa. De momento sólo yo sé que no estás pagando tus facturas. Pero si no recibo el pago en los próximos 10 días, se lo tendré que decir a algún ser humano”.

Malas noticias
En este sentido, el humor es mejor que un chaleco antibalas.
- Un clásico de este arte es el viejo truco de las dos noticias: la buena y la mala. Por ejemplo: “La buena noticia es que durante los próximos días, los empleados de esta oficina van a respirar un aire más puro. Las mala es que vamos a pasar también un poco de frío, ya que se van a realizar unas obras para cambiar todas las ventanas del edificio”.

Decir que no
Enfrentarse con una negativa a veces no es fácil. ¿Cómo podemos hacerlo sin resultar bruscos?. Exponemos un ejemplo:
Los empleados de MAQIN, una asociación de empresas de Wisconsin dedicada a mejorar procesos, utilizan el siguiente método. Cada persona exhibe en su mesa una rueda de colores con una flecha que indica el estado de ánimo: rojo es “no me molestes”, amarillo es “avanza con precaución” y verde quiere decir “adelante”. Además, cada empleado puede decorar y personalizar cada uno de los colores con dibujos, fotos y textos.

Problemas escénicos
Cuando estamos dando una presentación delante de muchas personas y surge algún problema, es necesario reconocerlo pero también mantener la calma. Para estas situaciones conviene prepara respuestas humorísticas que nos servirán de ayuda:

- La diapositiva parece invertida: “Siempre me gusta incluir alguna para los que hacen yoga”.
- Móvil que suena: “Por favor, dile a la Tía Pepa que ahora no me puedo poner…”.
- Aplausos en la otra sala: “Gracias, gracias, agradezco su apoyo”.

Nadie se ríe de un chiste
Un gran problema es que nadie se ría de un chiste. Son cosas que suceden, incluso a los mejores humoristas profesionales. Cuando el público se entera de dicho fracaso, conviene escabullirse con una nueva broma “improvisada”, para luego proseguir con el discurso:

- “Es la última vez que uso un chiste que me cuente (insertas nombre de persona conocida del grupo).
- “Lo siento amigos, pero ésa era la parte divertida de mi presentación”.
- Mirar los apuntes y explicar con cara de extrañeza, “dice aquí…” pausa para la risa.

Reconocer un fallo
Si en alguna ocasión somos descubiertos, como lo fue Louis Armstrong, cuando su discográfica descubrió su saxofón en un disco de otro sello, podremos utilizar su respuesta:

- “Ese no era yo, y no lo haré nunca más”.



CAPITULO 6. GOZAR VENDIENDO, COMPRAR RIENDO


EL HUMOR FACILITA LAS VENTAS Y MEJORA LA RELACIÓN CON EL CLIENTE


Una buena herramienta para vender, es emplear el humor y darle un poco de chispa a la situación.
El humor es una de las mejores maneras de reducir las distancias interpersonales y comunicar cualquier mensaje.
Emplear el humor de cara al cliente es una decisión estratégica del marketing.

COMUNICACIÓN EXTERNA EXTRAORDINARIA

Todo tipo de empresas, de cerveza, de zapatillas deportivas incluso las entidades financieras comienzas a emplear el humor e incorporar escenas cómicas en sus spots publicitarios para que uno de un préstamo, no resulte demasiado aburrido.

Anuncios publicitarios
Según algunos estudios el ciudadano medio se expone diariamente a una media de 1.600 mensajes publicitarios. Por lo tanto, hoy en día no es fácil captar el interés del público y causarle más simpatía que rechazo. Y la risa es una de las mejores maneras de conseguirlo.
En consecuencia, los publicistas emplean la estrategia del humor hasta en un 40% de los anuncios.

Exponemos un ejemplo, de un producto que en principio tiene poco que ver con la diversión y el ocio:

Los anuncios de la marca atún Calvo, han tenido una larga trayectoria divertida.
En la década de 1980 la promocionaban los cómicos calvitos Jesús Puente y José Luis López Vázquez con el juego de los cinco dedos (“Y éste, calvito calvito se lo comió todito ÑomÑomÑomÑoumÑourmÑoourgnm”).
En la década de 1990 causó fervor el “diálogo de besugos” entre un atún que quiere ser Calvo y un médico mirando la radiografía de un porrón: “Pero ¿tú tienes estudios piltrafilla? ¿Y vas al gimnasio? Pues tómate una de éstas… cuando baje la marea”.
Y hace poco volvieron a impactar con un surrealista coro de pescadores, solemnes envasadoras y clientes interpretando una versión alterada del clásico de la música “Bakalao” de Chimo Bayo Así me gusta a mí: “Sacatunn sacatu-tun-tun que tun-tun que petepete tun-tun-tun que súmmum que pen” (o algo así).

El contagio de la risa
Fuera de la publicidad convencional, hay acciones que por su sentido del humor provocan una reacción en cadena de personas y medios que amplifican el suceso.

- La posibilidad de colgar vídeos caseros en Youtube y otros sitios web permite nuevas formas de crear notoriedad sin apenas gastar dinero. Recientemente Blendtec, una empresa que fabrica robots de cocina, colgó una serie de vídeos en la que Tom Dickson, fundador de Blendtec, metía en una batidora de vaso objetos como un teléfono móvil, media docena de mecheros Bic o una pelota de béisbol, para resolver la cuestión: ¿Se triturará?. Los vídeos se han convertido en un fenómeno global, Blendtec y Dickson son ya verdaderas celebridades y las ventas de las batidoras se han disparado. Todo con un gasto inicial de 50 dólares.

Regalos divertidos
Un viejo truco de la venta consiste en regalar algo: atraes la atención, das a conocer tu producto y pones al cliente en una posición psicológica de deuda contraída. Algunas empresas le han dado un giro divertido a este concepto:

- El lanzamiento de la moda de otoño 2007 de la marca Springfield fue literal: lanzaron 400 prendas por los aires con dos catapultas en la madrileña Plaza de Dalí. Miles de personas se congregaron para obtener alguno de los pantalones, sudaderas, camisas y faldas voladoras. Y de paso, Springfield obtuvo publicidad gratuita en diversos medios de comunicación que cubrieron el insólito evento.

Canales de comunicación
Éstos son algunos ejemplos de cómo emplear el humor a través de diversos medios:

- Tarjetas de presentación: En la que se pueden añadir toques divertidos: dibujos, citas, la forma misma de la tarjeta…
- Risas online: hay numerosas webs de marcas que están llenas de ideas ingeniosas para amenizar la navegación y la relación con los productos, los servicios y el personal: las letras del logotipo que Google.es “decora” en días festivos.
- Animar la espera: Muchas empresas añaden música alegre o divertida para que la escuchen los clientes o proveedores que están “en espera”. Hay compañías que crean grabaciones humorísticas adaptadas a la empresa concreta (puede ser una grabación de Gomaespuma o El Club de la Comedia).
- Mensaje del buzón: También se puede jugar con el mensaje del buzón de voz.
Entorno
El espacio físico de una tienda, la zona de recepción de las oficinas centrales o cualquier recinto por el que se muevan los clientes puede incluir también elementos divertidos que llamen la atención y transmitan la imagen de una compañía desenfadada.

- Un banco local norteamericano decidió transformar su imagen para distanciarse de la formalidad asociada con las entidades financieras. En la pared lateral del edificio pintó la imagen de un ovni que se había estrellado contra el edificio y en los camiones de seguridad aparecían viñetas como el de dos ladrones abriendo la caja fuerte o el de un grupo de falsificadores de billetes.

INTERACIÓN LÚDICA

Hay organizaciones que van aún más allá, animando a todo el personal que trabaja de cara al cliente a expresar su sentido del humor espontáneo para que la relación con la empresa resulte una experiencia divertida e inolvidable. La empresa Southwest en un claro ejemplo.
El espíritu lúdico de Southwest queda patente en las excéntricas instrucciones de emergencia de la azafata Karen Wood, que incluían chascarrillos como éstos:

- Si no has montado en un automóvil desde 1965, necesitarás saber que la manera correcta de ajustarse el cinturón de seguridad es…
- Fumar está prohibido en todos nuestros vuelos. Si te pillamos fumando, te pediremos que salgas fuera a sentarte sobre el ala para disfrutar de nuestra película de abordo, Lo que el viento se llevó.

El desenfadado discurso de Karen Wood no solo contribuye al disfrute y la tranquilidad de los pasajeros, sino que cumple el objetivo más básico de toda comunicación: que se escuche con interés.

Jugar con los clientes
La estrategia de divertir a los clientes funcionar en cualquier sector. A continuación ofrecemos alguna pista sobre cómo hacerlo:

- John Joseph, ejecutivo de seguros, usa la globoflexia para sorprender a sus clientes en las reuniones, creando animales, flores, gorros..
- La versión española de Hard Rock Café ya está aquí. Se llama Los Bestias (de momento hay en Valencia y Zaragoza) y se anuncia como “Restaurante divertido”. Organizan juegos, cursos y actuaciones con los clientes, especializándose en “despedidas, cumpleaños y tratamientos antidepre”.
- En una heladería de Ben & Jerry´s, cuando la tienda está muy ajetreada suelen adoptar la técnica de hablar en verso entre ellos (“Vaya, vaya esta chiquilla, que me pide la vainilla…”). El objetivo es reducir el estrés y divertirse más, añadiendo el efecto de atraer a curiosos a la tienda. En otras franquicias de esta marca se ha visto de todo, desde coreografías de Grease a disfraces de vacas.

Concursos
Combinando las estrategias del regalo y del juego, obtenemos la clásica fórmula del concurso:

- Un restaurante de California organiza concursos de dibujos en las servilletas del establecimiento. El ganador o ganadora se lleva un premio y luego las servilletas se usan para decorar el local.
- En una peluquería de la cadena Supercuts, ofrecen billetes para una rifa a los clientes que esperan más de 45 minutos. Quien gane la rifa se lleva el corte de pelo gratis.

Celebraciones
Otra manera de divertirse con los clientes es montando eventos festivos para celebrar con ellos algún hito, o simplemente “porque sí”.

- Una gasolinera decidió organizar el “Día del cliente”. Decoraron toda la instalación con globos y serpentinas y el personal, vestido de etiqueta, ofrecía gasolina con descuento, palomitas de maíz gratis y regalos. La iniciativa provocó una larga cola de coches que se pusieron en fila para entrar, logrando que los boletines de tráfico en la radio hablaran del tema.

Connecting people
En la red es posible comunicarse con los clientes en masa y permitir que interactúen entre sí, para crear auténticas comodidades virtuales. Además de las compañías “Puntocom” como Ebay, Youtube, Google, MySpace, hay empresas tradicionales que han conseguido crear redes de contacto y colaboración para sus clientes potenciales:

- Numerosas marcas, como Volvo, Toyota o Burger King han creado videojuegos para la consola Xbox, algunas de las cuales permiten a los jugadores conocerse y competir a través de Internet. La marca de Doritos incluso ha creado una competición para diseñar un nuevo videojuego para la Xbox.

ACERCARSE AL CLIENTE

¿De qué manera podemos emplear el humor para evitar las tensiones y acercarnos un poco más?

Profundizar la relación
En muchas tiendas y mercados de nuestro país, se establece a menudo una relación más personal en la que comerciante y cliente se interesan por la otra persona. A partir de esta relación, podemos también añadir servicios complementarios a los del negocio principal, que tienen que ver con las particularidades de nuestros clientes.

- La clave de la venta es la escucha. Hay que conocer al cliente, interesarse por él/ella. Y ésta también es una de las claves del humor. Sólo conociendo a una persona podemos bromear sobre los temas que le interesan y saber qué le va a divertir.

Superar las barreras
Los buenos vendedores/as preparan estrategias humorísticas para superar las barreras que sus potenciales clientes usan para escudarse. No siempre funcionan, pero cuando lo hacen y provocan la risa del interlocutor, aumentan las posibilidades de que al menos se les escuche:

- Romper el hielo: El primer contacto es a menudo, el más difícil y crítico, especialmente si es por teléfono.
- Animar la lectura: Si el contacto es por carta, hay una alta probabilidad de que acabe en la papelera. Para evitarlo, también puede incluirse alguna broma en el sobre. Un ejemplo: “Por favor, abra la carta antes de leerla”.
- Rebatir las objeciones: Es una buena idea preparar anécdotas divertidas para rebatir las objeciones más típicas de los clientes.
- Darle la razón: U joven buscaba trabajo y se presentaba sin anunciar en distintas empresas de su sector. Cuando le decía que no necesitaban a nadie ahora mismo, él sacaba un cartel diciendo “¡Entonces os hace falta uno de estos!”. En el cartel estaban escritas las palabras: “No necesitamos a nadie ahora mismo”. Y por detrás había escrito también, “Cuando necesitéis a alguien ¿llamadme a mí primero!”, con sus señas. No tardo mucho en encontrar lo que buscaba.

Temas delicados
Como hemos visto, el humor permite suavizar los mensajes más abrasivos o peliagudos y desarmar situaciones conflictivas. Cuando las situaciones son previsibles o recurrentes, pueden prepararse las respuestas con antelación.

- Un taller mecánico exponía el siguiente cartel para desanimar a los clientes pesados sin resultar demasiado antipáticos: “Mano de obra: Normal, 40€/hora. Si espera, 45€/hora. Si mira, 60€/hora. Si opina, 75 €/hora.
- En un puesto de pescado frito para llevar, tenían una cocina muy pequeña y solían producirse largas colas. Colgaron el siguiente cartel: “Prometemos servirles en cinco minutos. O siete. O nueve. O… mire, relájese y tómese otra birra, ya no puede faltar mucho”.



CAPITULO 7. COMO “HUMORIZAR” TU EMPRESA


10 PASOS PARA FABRICAR UNA ORGANIZACIÓN DIVERTIDA



Este último capítulo ha sido escrito especialmente para altos jerifaltes: emprendedoras, directores generales, y todos aquellos con una visión amplia del negocio y un poder de decisión elevado que les permita hacer más o menos lo que les dé la gana.

A lo largo del libro hemos contado cientos de ideas sobre cómo emplear el humor.

¿Y si realmente queremos transformar la empresa? ¿O se nos ocurre un proyecto empresarial nuevo y queremos que sea divertido como rentable? ¿Cómo se hace? ¿Qué características internas tiene la empresa con sentido del humor?

Presentamos aquí nuestro plano maestro para la construcción de una empresa divertida.

PASO Nº. 1. LA SERIEDAD ANTE TODO


Hombre, faltaría más, la seriedad es lo primero en los negocios. Debemos ser responsables, trabajadores, disciplinados y organizados.

Tenemos que poner en marcha un plan de negocio sensato, ofrecer al mercado calidad, innovación y buen servicio, y todo ello tratando de minimizar los costes.

Consideramos el sentido del humor pues un valor añadido a un proyecto empresarial, y no sus cimientos.

Lo que el humor puede conseguir es mejorar lo que ya funciona y ayudar a aguantar lo que no.

Southwest nunca habría llegado a ser la segunda mayor aerolínea del mundo si no hubiera ofrecido unos precios más bajos que gran parte de su competencia. Se fundó con la idea de minimizar costes y precios, estableciendo para ello numerosas y complejas estrategias y estructuras internas. Pero sin duda, una de las claves fue también el estilo desenfadado e incluso lúdico de los asistentes de vuelo.

PASO Nº. 2. ESTABLECER LA DIVERSIÓN COMO VALOR


Compromiso, calidad, innovación… menudo rollo. Qué oportunidad más grande pierden la mayoría de las empresas, a la hora de elaborar su misión y su lista de valores, si no tienen en cuenta el objetivo número uno de todo ser humano en el trabajo: disfrutar con lo que hace. ¿Cómo quieren que sus empleados se identifiquen con esta lista si dejan fuera lo principal?

Hay cientos de empresas que se han atrevido a dar este paso.

Evidentemente, el hecho de adoptar la diversión como valor no significa nada si no se acompaña de otras acciones y de un estilo de gestión que demuestre que realmente se valora. Hoy en día son muchas las empresas que exhiben sus valores corporativos en el sitio web, pero no tantas las que exhiben estos principios en la práctica.

Hay que divertise divirtiendo, porque de lo contario, el resultado puede ser espantoso. No hay nada peor que contar un chiste sin ganas, de organizar una fiesta sin alma o de dar un regalo sin emoción. La risa mecánica asusta.

PASO Nº. 3. SER MAJOS


Si la intención de crear una empresa divertida es genuina, deberá brotar de una actitud bondadosa hacia los miembros del equipo humano, los clientes y la gente en general. Por este motivo, no nos sorprende que muchas de las empresas que mejor representan el modelo de la “empresa divertida” suelen tratar a sus recursos humanos no sólo como recursos sino como humanos, e incluso a menudo demuestran un espíritu solidario hacia la comunidad local, nacional y planetaria. Son empresas, y por definición persiguen el beneficio económico. Pero no es el único beneficio que les interesa.

Ya hemos citado el lema de Google: “No seas malo” y la verdad es que se trata a sus profesionales con mucho mimo (en la central hay gimnasio, peluquería, tintorería, clínica, autobuses gratuitos y servicio de lavado de coches). Isabel Aguilera, directora general de Google España, coloca la cultura “divertida” de su empresa en un contexto más amplio: “El sentido del humor al final es una manifestación de cariño, una muestra de amor hacia los que tienes a tu alrededor. S hacerles la vida más agradable. Es como los hijos. No llegas a casa mosqueada – llegas del mejor humor posible, porque les quieres. Pues en el entorno de trabajo igual”.

PASO Nº. 4. CREAR UN ENTORNO DIVERTIDO


El entorno condiciona el tono emocional, la actividad mental y la forma de comportarse. Además de cuidar detalles como la luminosidad, la ausencia de ruidos, la temperatura del ambiente y otros elementos básicos del confort, pueden añadirse toques divertidos que comunican el mensaje: “la diversión está permitida”.

Para colgar en las paredes
La estrategia más sencilla y convencional es decorar las paredes, las puertas y los archivadores con todo tipo de elementos que despierten la sonrisa.

  • Imágenes: pósteres, fotos, viñetas, caricaturas de los miembros del equipo, pizarras para garabatear, murales sobre la historia de la empresa…
  • Carteles: En la cafetería de Harris Data Service se lee el cartel “Deja los platos, vasos y tazas en la barra: ¿Quién crees que soy… tu madre?...
  • Corcho interactivo: Un corcho o una pizarra colocada en lugar estratégico por el que pase mucha gente puede convertirse en un espacio para compartir elementos graciosos o ideas ingeniosas.
  • Calendarios: Hay empresas que diseñan su propio calendario interno con fotos de la gente, frases emblemáticas, días festivos, cumpleaños, actividades especiales y otros elementos divertidos.

Juguetes
Hay cientos de compañías que han comprado juguetes para sus profesionales. Algunas como El Pozo Alimentación, Kodak o Google incluso han creado salas de juego especiales.

Existe una juguetería especializada en este mercado como la madrileña Revolutum que venden productos lúdicos muy adecuados para la oficina. Éstos son algunos ejemplos que han animado las instalaciones de diversos negocios serios:

  • Clásicos de oficina: la canasta de baloncesto sobre la papelera, el minigolf de sobremesa, las pelotas antiestrés…
  • Muñecos: peluces, marionetas de Epi y Blas, gorilas hinchables…
  • Grandes instalaciones: Ping-pong, bailar, futbolín. Berkeley Sistems montaron un tobogán de tres vueltas y media que conectaba el segundo piso con la cocina.
  • Voladores y deslizantes: frisbis, boomerangs, avioncitos, yo-yo…
  • Cerebrales: rompecabezas, puzzles, plastilina…
  • Electrónicos: consolas tipo Playstation o Xbos, máquinas de tipo “tragaperras”…
  • Sorprendentes: Un ecosistema en miniatura, un clip gigante…

Ideas varias
  • Decoraciones temáticas: Hay oficinas con numerosos toques divertidos dentro de un mismo esquema conceptual. La empresa de publicidad madrileña The Farm Creative Factory, por ejemplo, está decorada como una granja, completa con fardos de paja, sillones de piel de vaca y un ático en forma de granero.
  • Nombres de las salas: Las salas de reuniones suelen tener nombres que las identifican. En Apple bautizaron las salas con nombres de los personajes del Mago de Oz y de los siete pecados capitales.
  • Seres vivos: Es habitual tener plantas en la oficina ya que alegran el ambiente, pero los animales tienen más gracia, aunque requieres más cuidado y pueden provocar algún que otro desagradable “accidente”. Los más fáciles de mantener son los peces y las tortugas.
  • Código de vestir: Hay numerosas empresas que han relajado el código tradicional de los negocios, deshaciéndose de trajes y corbatas excepto en visitas a los clientes. Algunas incluso permiten camisetas, vaqueros, pantalones cortos y hasta tatuajes y piercings vistosos.
  • Y más… Imanes de frigo con el clasificador, una colección de corbatas feas, una bola expendedora de chicles, mecedoras, hamacas, pufs, tiendas de campaña unipersonales (para hacer la siesta), objetos absurdos, espejos grotescos...

PASO Nº. 5. SELECCIONAR A GENTE CON CHISPA


Una vez que hayamos creado un entorno alegre, el siguiente paso es llenarlo de gente mimosa. Según Isabel Aguilera, directora general de Google España, este el principal secreto de la cultura interna de la empresa: “Yo creo que lo que hace que el entorno de Google sea divertido son las personas que trabajan aquí. A la hora de contratar a alguien, aparte de tener un buen currículum se valoran otras cosas, entre ellas el sentido del humor”.

Un anzuelo divertido
El anuncio de selección es la primera oportunidad para demostrar que una empresa es distinta y atraer a personas menos cuadriculadas.

  • IKEA tiene unos folletos muy simpáticos en sus tiendas que ya dan una pista sobre el estilo de la empresa, llenos de dibujitos de estilo cómic y fotos desenfadadas. En una imagen aparece un joven vestido de tenista, con una camiseta de IKEA , y con una lámpara en la mano a modo de raqueta. El slogan: “En IKEA te damos la posibilidad de trabajar y tener tiempo libre para lo que más te gusta”.

El sentido del humor como criterio
También se puede experimentar con los filtros del proceso de selección, para escoger a personas que se ajusten al estilo de la empresa.

  • En una cadena de heladerías, se les acabaron un día las hojas de solicitud oficiales y le dieron a un candidato una bolsa de papel marrón, lo único que tenían a mano. El candidato se la devolvió con sus datos, pero también con pliegues y dibujos muy creativos. Desde entonces se instauró una tradición: la bolsa se convirtió en la hoja de solicitud oficial.
  • La entrevista de selección también puede ser más informal, añadiendo al cuestionario preguntas originales diseñadas para poner a prueba el espíritu lúdico de la persona: ¿cuál es tu lema personal? ¿Tu chiste favorito?, Si fueras animal, ¿cuál serías y por qué? ¿Alguna vez has usado el sentido del humor para salir de alguna situación difícil?...
  • Se puede pedir al candidato/a que haga algo fuera de lo ordinario durante la entrevista, para ver cómo reacciona: continuar la sesión con unas gafas de Groucho puestas, o cantar una canción con el entrevistador.
  • La mejor forma de valorar el sentido del humor de la persona es observándola en situaciones reales de trabajo. Por este motivo conviene organizar pruebas en forma de juegos interactivos, rol play, etc., que pongan a prueba las habilidades necesarias en el trabajo y que permitan observar a las personas en acción.
  • Otra idea es incluir al personal en el proceso de selección. En Trigoly organizaban actividades divertidas (salidas en bicicleta, fiestas, juegos de pistolas láser…) entre grupos de candidatos y grupos de empleados, para que se conocieran y los últimos pudieran dar su opinión sobre los primeros.

PASO Nº. 6. DARLES LA BIENVENIDA


Las primeras impresiones son fundamentales. La acogida que demos al nuevo empleado/a condicionará poderosamente su imagen interna de la empresa. Además es importante dedicar un esfuerzo para integrarle en la red humana, y para que su concepto de la organización como un lugar amigable y festivo no quede traicionado por una recepción fría y poco acogedora. Basta con algún sencillo detalle para conseguirlo…

  • Celebración: Es una buena práctica crear algún pequeño rito de bienvenida a la gente nueva. Puede ser un brindis con champán (o zumos) al inicio de una reunión, con una presentación del nuevo compañero, y quizás pedir (como hacían en Scient) a cada novato que cuente alguna anécdota en la que hizo el ridículo.
  • Regalo: Ángela Gann, directiva de Kaiser Permanente, recibe a sus nuevos empleados con un enorme cartel e “bienvenida” y algún regalo divertido.
  • Compi”: En muchas oficinas, como en la de Nokia e San diego, asignan a cada nuevo fichaje un “compi” que le enseña la oficina, le saca a comer el primer día y l ayuda con asuntos logísticos, dudas, etc.
  • “Gymkhana” de orientación: Empresas como MEMC realizan divertidas gymkhanas para irse familiarizando con la oficina, los recursos, la cultura de la empresa, la jerga interna, los clientes y todo el equipo de trabajo. Al final reciben un trofeo para certificar su éxito.
  • Materiales de orientación: También pueden elaborarse materiales de orientación divertidos, como la “Guía de supervivencia” que entregaba Skandia a su personal norteamericano.
  • Formación inicial: Algunas organizaciones envían a sus nuevos fichajes a un “campamento” inicial para formarles en los valores, la cultura y los procesos internos. Es una oportunidad excelente para establecer el tono e las relaciones humanas y transmitir el mensaje de que aquí se combinan el trabajo y la diversión.
  • Juramentos: A todo esto se pude añadir algún pequeño rito creativo en el que el empleado o empleada se comprometa (más o menos solemnemente y con algún disfraz adecuado) a asumir los valores humorísticos de la compañía.

PASO Nº. 7. FOMENTAR EL HUMOR


Ya hemos creado un entorno original y hemos acogido, a bombo y platillo, a un grupo de gente rebosante de buen humor. ¿Ahora qué? ¿Cómo evitar que no se estanquen en las rutinas y el estrés habitual? He aquí algunas iniciativas que pueden servir en este empeño.

Estructuras y recursos
La diversión también requiere un trabajo de gestión. Éstas son algunas ideas prácticas para facilitar su proliferación en la empresa.

  • Equipos y roles especiales: Se trata de una estrategia que han adoptado con éxito Ben & Jerry´s, Odetics, Southwest, Finova, Medrad, Arthur Andersen, Caja el Monte y muchas otras organizaciones, dando a este grupo títulos simpáticos como “La Fábrica de la Sonrisa”, “El Comité del Carnaval” o “La Tropa de la Alegría”. Para velar por el buen humor de la plantilla, este grupo monta fiestas y eventos especiales, compra juguetes, organiza complots benévolos y en general promueve la risa.
  • Guías del humor: En Southwest han publicado una práctica guía repleta de juegos, concursos, canciones y actividades que el personal puede poner en práctica con los clientes, o que pueden inspirar otras ideas. También incluye datos curiosos de la historia de la empresa y anécdotas protagonizadas por miembros de la organización que han resuelto problemas de manera divertida.
  • Dinero: ¿Por qué no? Ben & Jerry´s ofrecen becas de hasta 500 dólares para grupos y departamentos que quieran poner en práctica proyectos orientados a mejorar el ánimo del personal.
  • Publicaciones: Hay revistas, libros y sitios web que ayudan a tomarse el trabajo y la vida de una forma más ligera.

Procesos de RRHH
El departamento de recursos humanos es el principal punto de contacto entre el empleado y la organización, y puede tener una gran influencia sobre el comportamiento del personal. Aprovechémoslo para fomentar la risa en los pasillos…

  • Evaluación: Si queremos fomentar una actitud, premiémosla. Esto es lo que hicieron los dueños de la cadena de restaurantes McGuffey´s. Un 20% del criterio que se aplica a la evaluación de sus directivos depende de cómo sus empleados valoran lo divertido que resulta trabajar con él o con ella.
  • Encuesta de satisfacción: ¿Por qué no añadirle un toque de color? Una agencia de viajes especializada en clientes corporativos, la encuesta de satisfacción consiste en un papel en blanco y lapiceros de colores, con las instrucciones de que cada persona dibuje su visión de la empresa. Esto da una imagen cualitativa muy rica.
  • Beneficios: La gente de compañías como Google, Merck, Acxiom, Skandia o Amgen han disfrutado de servicios internos gratuitos (o en algunos cases vales) de limpiabotas, tintorería, peluquería, limpieza del automóvil, gimnasio, piscina, sauna, revelado de fotos, cuidado de animales… Otras ofrecen reducciones de jornada los viernes, durante todo el verano o incluso la baja por felicidad” (un día al año que se puede llamar a la oficina para decir “estoy demasiado feliz, ¡no puedo ir a trabajar!”).
  • Comunicación y formación: Las actividades de comunicación y formación interna representan la “voz” de la empresa. Deberían ser divertidas, creativas y sorprendentes para motivar el interés del personal y dar una imagen viva y amigable de la compañía.

Peticiones explícitas
Si quieres que tus empleados contribuyan a crear una cultura divertida en el trabajo, no está de más pedírselo explícitamente.

  • La vicepresidenta de Sprint, pidió a los managers de su empresa que recogieran por escrito dos anécdotas divertidas sucedidas en sus secciones durante la semana. Las anécdotas luego servían para animar las reuniones semanales y crear una cultura humorística compartida.

PASO Nº. 8. DAR EJEMPLO


Si queremos fomentar el humor, es vital que lideremos con el ejemplo. En una estructura jerárquica como una empresa, la alta dirección debe demostrar que está dispuesta a jugar, bromear y reírse un poco de sí misma. De lo contrario, es improbable que los demás se atrevan a hacerlo.

Bromas a costa de uno mismo
Karlos Arguiñaño advierte que “reírse de uno mismo forma parte de una dieta equilibrada” y no hay duda de que él lo sabe poner en práctica. La autorrisa es una manera de reducir las distancias, que se crean entre niveles jerárquicos o simplemente al aparecer ante un público.

No se trata de humillarse ni de ridiculizarse, sino de tomarse el pelo un poco o resaltar pequeños defectos.

Éstas son algunas frases que pueden emplearse, o que pueden inspirar otras:

  • El 50% de la sabiduría es saber lo poco que sabes.
  • He escrito seis libros. No está mal para un tipo que sólo ha leído dos.
  • He observado que algunos de ustedes han venido temprano para coger buen asiento… cerca de la salida.
Ejercicios de humildad
Reírse de uno mismo nos hace más maduros. Pero no es fácil, hay que practicarlo. Éstas son algunas técnicas que pueden ayudar:

  • Aprender algo nuevo: para aprender una nueva habilidad hay que equivocarse una y otra vez. Una buena manera de practicar la autorrisa, es con actividades en grupo. Puede ser un curso de baile, de francés, de esquí…
  • Cuentos vergonzosos: Un clásico es compartir con un grupo de amigos situaciones en las que hicimos el más solemne ridículo. El abogado Gerard Nierenberg contó cómo una vez, durante una dura negociación, se retiró abandonando la sala y supuestamente así se da por concluida la negociación. Pero cometió un grave error: ¡salió por la puerta del armario! A los 10 minutos volvió a entrar en la sala como si nada…
  • Imitar los defectos: Otra técnica, también a practicar ante otras personas de confianza, es imitar algún defecto propio, exagerándolo de forma satírica.
  • Hacer el payaso: Para quitarse un poco de seriedad, no hay nada como ensayar las excentricidades y los comportamientos bufonescos.

Directivos que hacen el ridículo (en el buen sentido)
A estos directivos que están en las alturas es muy divertido verles caer en el ridículo.
Podemos considerarlo casi un alimento para el espíritu de los empleados y empleadas. De hecho, si no lo hacen los propios directivos, serán los demás quienes acaben ridiculizándoles.

  • Presentaciones informales: En Southwest publicaron un folleto titulado “Nuestros curiosos líderes”. En cada ficha aparecía una foto “corporativa” de la persona y otra en la que aparecía con disfraz (el vicepresidente de finanzas aparecía vestido de hippie).
  • Inversión de roles: De vez en cuando es una buena idea que los managers se conviertan en los siervos de los empelados. Por ejemplo, pueden organizar una barbacoa o un desayuno en el que ellos cocinan, actúan de camareros e incluso hacen las tareas de limpieza.
  • Decoraciones autoirónicas: Peter Mike, directivo del Tucson Medical Center, guarda en un armario del despacho una foto suya de cuando recibió un tartazo en plena cara. A veces lo abre “sin querer” en momentos de tensión para relajar el ambiente.
  • Mira quién baila: Cualquier ocasión en la que los miembros del equipo directivo canten, bailen o actúen sobre un escenario, es una caída de estatus que resultará muy entretenida. Y si es con disfraz, mejor. En Japón es habitual que salgan a escena a cantar karaoke.
  • Inocentadas: Carlos Bertomeu, el consejero delegado de Air Nostrum, confabuló con su director de comunicación Antonio de No y la Agencia Uvedeuve para montar una versión casera del Inocente, Inocente que luego se proyectó en una fiesta de toda la compañía.

PASO Nº. 9. CELEBRAR


Las fiestas son importantes en todas las culturas humanas, y con motivo. No hay nada como un encuentro festivo para unir a un grupo de personas, olvidar los malos momentos y motivarles hacia el futuro. Por ello, la empresa divertida es una empresa que celebra siempre que puede, y a lo grande.

Fechas especiales
El calendario laboral está lleno de fechas tradicionales que podemos aprovechar para la celebración.

  • Navidades: Es práctica casi universal organizar alguna fiesta entre la gente en Navidades, y repartir regalos o cestas de comida. Son buenas ocasiones también para compartir la risa.
  • Otras fiestas clásicas: Además de las Navidades, hay muchas otras fechas que pueden servir como excusa para la celebración. En la empresa Sprint aprovechan la Semana Santa para organizar una actividad familiar: esconden huevos de Pascua por toda la oficina e invitan a hijas e hijos de los empleados a encontrarlos.
  • Inicio de la estación: Un directivo de Bank of América daba la tarde libre a todos sus empleados al llegar el primer día de sol brillante que anunciaba la primavera.
  • Aniversarios: En el 20 aniversario de Southwest organizaron una gran fiesta en un aeropuerto de Texas, invitando a políticos, empleados, clientes, aliados y amigos. Al final de la fiesta se desveló la gran sorpresa: un avión conmemorativo pintado con los colores de Texas.
  • Cumpleaños: En muchas organizaciones se celebran los cumpleaños con los tradicionales regalos, la tarta o alguna pequeña fiesta. En Sci Quest van más lejos y lo reglaan como “día libre” para la persona.
  • El día de los inocentes: ¡La excusa perfecta para gastar bromas a diestra y siniestra! Eso sí, con buen gusto y sin pasarse…
  • Fiestas menos conocidas: En los últimos años se han creado fiestas para todos los gustos. Los matemáticos e ingenieros celebran el 14 de marzo el “Día de pi” (en honor al mágico número 3,14…). Los zoólogos celebran el “Día del mono” el 14 de diciembre. Y existe incluso el “Día internacional del humor en el trabajo”, recogido en numerosos almanaques como el 1 de abril (o el primer jueves de abril si cae en fin de semana).
  • Inventarse un rito: ¿Por qué no? El día del sombrero (todos tienes que traer algún sombrero, gorro o casco a la oficina), el día de los tirantes, el día de los niños (se invita a los hijos de los empleados para que conozcan el lugar en el que trabaja su mamá o su papá).

Retiro anual
Es una buena práctica dedicar un día o más al año a juntar a toda la empresa, a los mandos directivos, o a cada oficina en un rito de pasaje de una fase a otra. Es el momento de celebrar lo conseguido, reforzar la identidad colectiva, comunicar mensajes importantes, premiar a los que han destacado por su trabajo, aprender de los errores, liberar un poco de estrés y motivarse de cara al futuro. Y por supuesto de divertirse.

  • La convención anual de Caja el Monte (ahora Cajasol) suele ser muy original, gracias a un grupo interno que la diseña autodenominado La Jaula. Un año utilizaron un formato tipo Caiga Quien Caiga para mostrar los comportamientos más estúpidos que suelen darse en la organización. Han empleado en otras ocasiones, el formado de Crónicas Marcianas, del “zapping” televisivo y de los Óscar de Hollywood. En este último caso elaboraron para la ocasión escenas de películas clásicas con doblajes muy especiales. Aparecía por ejemplo Mel Gibson a caballo como Braveheart, gritando “¡jamás nos quitarán la Credimax!” o Julia Roberts en Pretty Woman defendiendo con desdén la implantación de la tarjeta en el pequeño comercio.

Celebrar lo hitos
Quizás el mejor momento para celebrar es al final de un gran esfuerzo, cuanto todo un equipo comparte la satisfacción de haber terminado un proyecto o haber alcanzado un objetivo importante. En procesos continuos, puede celebrarse la consecución de algún bonito número redondo.

  • A menor escala, el éxito de un empleado o un equipo puede celebrase con un pequeño desfile triunfal de un minuto de duración. Se organiza en secreto, anunciándolo con tiempo a todos los participantes, pero sin que se enteren los homenajeados. Pueden emplearse música, disfraces, serpentina, carteles, “pasos” improvisados… todo lo que sirva para causar un impacto y realzar la importancia del hito conseguido.


PASO Nº. 10. CONTRATARNOS


Llegados a este punto, sólo queda sugerir que contratéis los servicios de alguna consultora especializada que pueda formar o aconsejar a vuestro personal en el uso adecuado del sentido del humor en el trabajo. No es ninguna tontería, como atestigua la larga lista de respetadas corporaciones que han entrenado a su gente en estas habilidades, entre ellas IBM, Xerox, Kodak, Time-Warner, y hasta la Federal Reserve americana.

James Wall, director de recursos humanos de Deloitte, la mayor empresa de contabilidad y servicios profesionales del mundo fue nombrado “Ejecutivo de recursos humanos del año” en 2002 y dijo lo siguiente:

Contratamos de vez en cuando a consultores especializados en el sentido del humor. Aunque no hemos realizado estudios formales, creemos MUY firmemente que la vida es demasiado corta, y que trabajamos demasiadas horas, como para no divertirnos por el camino. Por lo tanto, parte de nuestra cultura tiene que ver con disfrutar de la compañía de las personas con las que colaboramos, hacer las cosas con pasión y ¡divertirse! Todo esto nos ayuda a dar mejor servicio a los clientes, superar sus expectativas y crecer más rápidamente que cualquiera de nuestros competidores.

¡QUE CUNDA EL EJEMPLO!

La siguiente presentación ilustra el contenido del libro: