como ser mujer y trabajar con hombres-teresa viejo-9788427035645
como ser mujer y trabajar con hombres-teresa viejo-9788427035645

Resumen del libro de lectura “Como ser mujer y trabajar con hombres.”
Mª Carmen Tendero Diaz
http://www.youtube.com/watch?v=BcFgYmczlNs


INTRODUCCIÓN

En este libro “Cómo ser mujer y trabajar con hombres”, la autora Teresa Viejo nos habla de como es la vida de la mujer en el trabajo, de por que esa sensación de que somo más débiles que ellos, de por que las mujeres podemos hacer dos cosas al mismo tiempo… Lo que el libro nos quiere hacer entender las diferencias entre ambos sexos y como superarlo a la hora de trabajar conjuntamente.
Nos da una imagen moderna de la mujer actual en lucha por conseguir su espacio en un terreno que hasta hace poco parecía pertenecer a los hombres.
Con su propia experiencia laboral en un mundo dominado por los hombre, la autora propone un manual donde se desgranan las claves de la convivencia con el sexo masculino y nos ayuda a mantener la armonía diaria en el trabajo.

1.EL MISMO JUEGO LAS MISMAS REGLAS:
Aunque se ha evolucionado mucho en la integración de la mujer en el trabajo, no está todavía conseguido del todo.
Mientras las mujeres tratan de cambiar las reglas para conservar las relaciones sociales, los hombres entienden las relaciones sociales como fáciles de reemplazar con tal de que se atengan a las reglas.
Desde la infancia, los varones sólo aceptan la influencia de otros niños, son autosuficientes, mientras que las niñas aceptan la influencia de ambos sexos.
El mundo laboral, ha sido un terreno prohibido para la mujer durante siglos, pero en los últimos veinte años la mujer se ha incorporado a él con un talante activo y con voluntad de cambio.

Table of Contents

1.1 Lo que significa el trabajo.

Las cosas no son fáciles. La dependencia masculina hacia el trabajo también la estamos imitando. Nada es gratuito, la caducidad en las relaciones de pareja, dilatar la maternidad, el síndrome de nido vacío, la dificultad para encontrar una relación estable, terminan dejando un sabor muy amargo, y una profunda decepción.

1.2 La reina de la multitarea.

A estas alturas somos conscientes de que nombre y mujeres partimos de la línea de salida con equipaje distinto, de manera que, por muy igualitario que aspire a ser el mundo del trabajo, las primera manifestaciones resultan diferentes.
La mujer ofrece una mayor apertura a nuevas experiencias, es flexible a los cambios, a aceptar varias formas de realizar su trabajo.
Las mujeres planifican mejor a medio y largo plazo los proyectos, ellos aceleran la solución. Ellas derrochan paciencia y habilidad para consensuar fomento de las estrategias de premio y reconocimiento, capacidad para estimular y hacer partícipes del proyecto a todos. Y son multitarea.

1.3 ¿Dónde trabajamos las mujeres?

Por desgracia ali donde llegan los tentáculos de lo domestico. Seguimos dibujando rasgos femeninos en las enfermeras las maestras, las peluqueras, las cocineras, las dependientas, las secretarias, etc, y cuando se asciende en la pirámide profesional aparecen ellos. y nos topamos con restauradores de grandes restaurantes con estrellar, catedráticos de universidades, dueños de grandes firmas de peluquería.
La depreciación del empleo femenino empieza en los pequeños detalles. " si una empresa esta en quiebra y se enfrenta a un despido, tiene mayor compasión por aquellos varones de los que dependen unas cuantas bocas, ¿acaso no trabajan mujeres que sacan adelante a sus hijos?

1.4 Él fracasa, ella no

El progreso femenino se logra desde un menor apoyo de la organización y un desgaste y sacrificio personal.
En el caso de un ascenso para los dos:
-Para Él, en lo externo, en su currículo, es un logro, aunque internamente entenderá que es lo que tiene que alcanzar porque está diseñado para tal fin.
- Para Ella, es un regalo, una recompensa, un laurel.

1.5 El trabajo se va

El hombre establece un nexo tan exquisito y dependiente con el trabajo, que la pérdida del mismo se convierta en un auténtico drama de dimensiones inimaginables.
Para nosotras no lo es tanto, un fuerte pragmatismo nos conduce a cerrar página y a abrir otra nueva.

2. ELLA Y ÉL: DOS CEREBROS:

El hombre y la mujer tienen por naturaleza desarrolladas unas funciones cerebrales distintas lo que traducimos en distintas formas de entender el trabajo, la forma de desarrollarse dentro del mismo.El trabajo en el hombre además de reportarle un sueldo él espera un reconocimiento social, En una mujer salvo que vea un ascenso claro, aguanta en su cargo, en cambio un hombre se queda en su puesto si hay posibilidad de ascenso.

3. LO QUE ELLOS CREEN SABER DE USTED.

El mundo del estereotipo. Un retrato sesgado de los que somos con la horma del zapato ajeno. Una presunción que hace daño, una percepción aislada que deviene en generalidad.
Aunque no todos los hombres con los que se trabaja son así por lo general:
- creen que usted tiene menos estrategias para soportar presión.
- aunque les cueste reconocerlo, intuyen que usted es más débil que ellos. Los hombres cayán su deseo de sollozar mucho más de lo que lo hacen, ¿ Han visto alguna vez un hombre llorar ¿, es patético como desolador, su lagrima surge desde un desgarro y un dolor infinitos que nos llevan a suponer que se han roto por dentro.
- estiman que las mujeres pierden el tiempo, y aprovechan cada rato para asuntos frívolos.(pintarse las uñas, escaparse a las rebajas). No falla cada vez que venimos de comer vosotras llegáis con una bolsa de zara o de…. –Y vosotros con una copa en el cuerpo.
- también entienden que usted es muy competente.
- Los nombres nos dicen que las mujeres no paran de hablar, una buena parte del tiempo para quejarse. Todos los hombres tienen ciertas dudas de la capacidad de la mujer para distanciarse de los problemas.
- presuponen que las mujeres son unas liantas, unas embaucadoras que a la primera de cambio investigan detalles de la vida privada de sus compañeros. ( La clave es la confianza desde el respeto a lo íntimo para inhibir la natural tentación de escudriñar y arreglar la vida ajena.
- Los hombres con los que trabaja consideran que el reino del prejuicio es femenino. (En tristes ocasiones se desestima la valía profesional sólo por una intuición negativa.
- saben que a las mujeres le pierden los afectos. (De manera que se nos ira el corazón por la boca).
- aseguran que a las mujeres les encanta el poder.
- saben que usted es un peligroso cóctel hormonal. (Muchos están seguros de que lo que cree o desea muda con el ciclo mestrual.
- no entienden que sea tan sensible.
- creen que usted sonríe en exceso.
- desprecian sus continuas disculpas porque no las entienden.
- desconfían de las mujeres, que han alcanzado un puesto considerable.
- piensan que usted y el resto de las mujeres de sea oficina no se apoyan entre sí, encontrándose en una sutil lucha y careciendo de unidad.
- advierten que una mujer puede ser la peor crítica de otra, arruinando así su autoestima.
- deducen que las mujeres utilizan el sexo a su antojo. (siendo ellas las que lo provocan).
- advierten que las mujeres no pueden contener su envidia. ( si lo hicieran articularían grupos de presión como los hombres para alcanzar logros compartidos).
- Ellos piensan que usted es mucho más testaruda y cabezota que cualquiera de ellos. (Lo que les hace llevarles la contraria de modo sistemático.
- Ellos tendrán dificultad para verlos como un igual.
- Los hombres con los que trabaja siguen perdido en el sexo. (han aprendido bien lo de la paridad, pero solo ven traseros moviéndose entre los ordenadores).
Consejos muy útiles, ya que tras esas percepciones hay ciertas dosis de ignorancia.
- Muestre interés por el trabajo común siendo sincera. Comente sus inquietudes y ambiciones haciéndoles partícipes de sus deseos. No falsee su actitud.
- Pregunte , verbalice sus dudas, que no piensen que tienen frente a ellos a “Mari perfecta”.
- Si no está de acuerdo con algo, hágaselo saber aunque vaya a ser re frutada. Escuche lo que le argumente.
- Pregunte ¿Dónde me he equivocado? ¿De qué modo puedo hacer mejor mi tarea? El gesto implica humildad y voluntad de crecer.
- Nunca pierda la sonrisa durante el aprendizaje.

4. TODO LO QUE USTED DEBE SABER DE ELLOS.

Saber que el hombre con el que trabaja da soluciones, no confort emocional. Es más noble y directo de lo que supone.
Él no se permite ser débil. ( Como los primates en la selva ser débil no da buenos rendimientos en la empresa).
No pregunta ( para él es humillante solicitar ayuda).
El terreno del hombre es la discursión y la tensión.
Los hombres son mas gregarios que usted, (uniéndose y luchado por lo que consideran justo).
Al hombre le importa más la jerarquía que a usted.
A él le preocupa más que a usted, tener un despacho.
Él adora los cargos, ha rodado desde niño en la pista del poder y no pasará hasta llegar a lo más alto, que le permita su ambición.
Ellos no se dan por vencidos.
Tienen extraños compañeros de cama, aparcan la rivalidad personal en aras de una buena relación laboral.
Ellos arriesgan usted no, (si una mujer tiene que sentirse segura para dar un paso tenga por seguro que no lo dará).
Ellos se venden muy bien.
Para el nombre un "no", no es definitivo, sino la constatación de que debe cambiar de táctica.
Ellos pueden ser catalizadores del éxito pero también ladrones de ideas.
Él se apasiona por los papeles, más si tiene gráficos, estadísticas o números.
Él copia en su trabajo los roles domésticos (mujeres buenas "madre, hermanas, novias formales, esposa o hijas), (mujeres malas son las chicas fáciles, las juegan con sus cartas, las que dan una cara ahora y otra después).
Él no es el mismo cuando se junta con sus compañeros. (forzados por sentimientos mezcla de lealtad hacia ellos y pudor y vergüenza por preferir la compañía femenina).
Él no quiere problemas ( eso de escuchar una retahíla de lamentos femeninos hace que le lleven los demonios).
Él no adivina lo que usted esta pensando, (exponga sus demandas de modo claro).
Él alardea de superioridad, (en igualdad de cargo, él puede ser mucho más cruel que usted).
La defensa de su empleo es una cuestión de honor.
Él piensa en el sexo mucho más que usted.
Si el hombre pierde su empleo vivirá un drama de enormes dimensiones.
Él aprovecha oportunidades en cualquier momento, si piensa que le serviran para un futuro, como apoyos, contactos, como un político buscando votos.
Él tiene una saneada autoestima ( puede impulsar y llevar a cabo los proyectos más descabellados, pero resultar un patoso a la hora de invitar a una chica a cenar.
Él tiene un grado de adaptación al estrés físico.
El hombre con quien trabaja es tan curioso como usted, les gustaría saber de las confidencias femeninas, ya que ellos no compadrean.
Ellos ante un decisión buscan una respuesta rápida, como sinónimo de competencia de confianza en si mismo.

5. ÉL SE ENFADA. USTED SE DEPRIME.

Venus la diosa del amor
Venus la diosa del amor

La guerra no requiere un motivo determinado; parece hallarse arraigada en la naturaleza humana.(IMMANUEL KANT).
Cierto es que desde tiempos ancestrales en las mitología romana, a la mujer la protege venus que es la diosa del amor, al nombre su protector es mercurio, el dios de la guerra.
Aquella cólera que nace en el varón se manifiesta con libertad porque no es frenada dentro de su cerebro. En cambio, una mujer a la que le llevan los demonios y desee sacar la rabia, es muy probable que termine llorando, porque sus circuitos cerebrales han sujetado una respuesta.

5.1 Emociones desbocadas.

Refrenar las emociones es un importante activo para el hombre; tarea harto complicada para la mujer, que las mezcla con facilidad, pudiendo transitar de la risa al lamento, de la ira al desconsuelo, en apenas segundos.
Si a él los pronósticos no le salen bien, es porque hay una variable ajena a su comportamiento que ilustra el fracaso, su poder de convicción es tan rotundo que lo creemos, hasta el punto de que idéntico chasco para nosotras tiene otra razón. Él ha hecho todo bien pero los elementos estaban en su contra, en nuestro caso nos hemos equivocado.

a)Síndrome de la Impostora.

Es un trauma escolar que crece cuando alguien cree que no es merecedor de lo que posee, de engañar a quienes le rodean. Y cuando se me acaben la ideas que...
Mensajes como " no te hagas notar, se discreta, calan en la mujer que aunque lo busca no se siente merecedora del éxito.

b)Síndrome "La vida no es justa"

El mundo no obedece a planes racionales, así que lo que nos sucede no puede ser calificado como justo o injusto. Es vida, sólo eso. Una mezcla de azar, casualidad y oportunidad. Si no lo aplicamos no podremos aplicar nuestras aptitudes para conseguir aquello que deseamos.
Quien impone un juicio muy elevado a su persona terminará haciendo lo mismo con los que tiene cerda y jamás disculpará el error, ni propio ni ajeno.

5.2 Problemas siempre problemas.

El mundo del trabajo está repleto de fricciones que de un modo reiterado se enquistan y perturban molestas a nuestro compañeros, de ahí que la empatía no fuerce a ser tolerantes y permisivos con asuntos poco graves.
La sumisión de aquellos que, estando poco conformes con una situación, la toleran en silencio no conduce a ningún sitio.

5.3 Ríase por favor

El hombre emplea con mayor frecuencia y acierto el sentido del humor para relajar la situación más crispada.
El humor es el anestésico masculino, un poderoso narcótico que le cura de tensiones y conflictos que emplea a discreccionalmente y al que nos sumamos las mujeres de modo desigual.
Porque los hombres mienten y las mujeres lloran, datos recogidos por escaneres celebrares, han revelado que el varón se ríe más por aquellas cosas que estimulan la parte derecha de su cerebro y ella, a la inversa.
" La función química del humor es ésta: Cambiar el carácter de nuestros pensamientos". (LYN YUTANG).

6. UN IDIOMA, ¿DOS LENGUAJES?

El lenguajes retrata las habilidades sociales con las que se han crecido.
La mujer opta por el consenso y suaviza diferencias sociales a través de la palabra, para el discurso masculino el
estatus y la jerarquía están en permanente negociación.

6.1 Dime como hablas y te diré quien eres

Por su socialización, la mujer conoce a otros individuos en conversaciones que incluyen mucha carga emocional y que, en el hombre devienen en un trasiego de datos e informaciones.
El hombre emplea un lenguaje directo: rotundo, contundente y con autoridad.
La mujer se vale del lenguaje indirecto: la paráfrasis, el circunloquio y el rodeo.
La mujer salta de un tema a otro con facilidad y mezcla conversaciones como si fueran los ingredientes de una receta deliciosa.
El hombre interpreta de un modo literal lo que escucha, porque su discurso responde a una mente lógica y analítica.
El hombre se escapa del retrato emocional a través del lenguaje, y evita tanto las descripciones sobre su estado de ánimo, como verbalizar sus pensamiento.
La mujer emplea un mayor número de matices: hasta cinco tono diferentes frente a los del varón.
Todavía la mujer no pondera un lenguaje o un estilo femenino para no ser penalizada en un mundo de hombres, suponiendo que confesar esto les adjudicaría el calificativo de "débiles y frágiles".

6.2 ¿Por qué los hombres interrumpen a las mujeres?

Las mayoría de la mujeres se lamentan por no ser escuchadas como quisieran. Al ser interrumpidas, se sienten agredidas y menospreciadas.
No sólo la interrupción es síntoma de dominación masculina, también lo es el silencio. La ausencia de respuesta, es un modo de eludir el conflicto.

6.3 Diez razones para no escuchar.

1. Porque existe otra conversación paralela.
2. Porque presupones que los otros saben de los que ella habla.
3. Tiene expectativas negativas y así confirma su discurso.
4. Porque usa un lenguaje demasiado técnico.
5. Es demasiado subjetiva cuando lo que debe es exponer.
6. Si bien es magnífico que se acompañe de gestos asertivos.
7. Utiliza un lenguajes cargado de exigencias e imperativos.
8. Porque emplea siembre un lenguaje negativo y catastrofista.
9. Se instala demasiado en la culpa y el reproche.
10. Su falta de concisión permite al interlocutor agraviarla.

6.4 Un gesto vale más que mil palabras

El lenguaje no verbal es todo aquello que dice nuestro cuerpo sin que le demos permiso, hasta el punto de que el 50% de nuestro mensaje viaja en él.

a) ¿Qué dice su cuerpo?

Una mala postura un rostro contrariado, puede sabotear muchos intereses, porque el rechazo que provoca el cuerpo desmadejado de quien carece de seguridad es evidente.

b) ¿Dónde me siento?

El lugar en que hombres y mujeres nos distribuimos alrededor de una mesa de trabajo implica la distribución tanto del poder real como del que subyace entre los que allí se sientan.
Los hombre adoptan en el trabajo las mismas reglas con las que ha aprendido a socializarse: compitiendo para llevarse el triunfo a casa.

6.5 Cómo utilizar la voz

Un buen orador lo es, como los buenos actores, porque se sabe a la perfección su papel, de forma que, como consejo básico, prepárese bien su intervención; organice sus ideas con una introducción breve,un desarrollo mediante puntos concretos y una conclusión vendedora.
- Hable con energía, no con languidez.
- Observe que los finales de sus frases no queden arriba, lo que indica poca determinación.
- No grite, pero proyecte su voz para ser oída por todos.
- Cuidado con unir las silabas finales y las primeras de cada palabra.
- No hable deprisa, (lanzar sílaba por sílaba, como si las contará hasta alcanzar el ritmo).
- No sea aburrida, dé dinamismo, cambiando los tonos e introduciendo preguntas.
- Cuando concluya, invite a su auditorio a que intervenga, ( que hagan preguntas).
Es cierto que nuestro sistema educativo no propicia el desarrollo discursivo de los pequeños y el miedo escénico empieza a fraguarse desde niños, un buen estimulo es la lectura en voz alta, a fin de familiarizarse con la voz.

7. SEXO Y TRABAJO

La seducción es una pieza más del juego laboral y su administración se emplea arbitrariamente. Seducimos para que nos digan que sí, a un proyecto o para que nos aumenten el sueldo, para que nos escuchen, nos mimen o nos valoren. Existiendo otra seducción en la que se manipulan sentimientos y afectos y que, a veces, hiere.

7.1 El coqueteo

Quien practica el coqueteo persigue agradar a otros para alimentar su vanidad y, desde luego está muy alejado del compromiso, es coqueteo sin sexo, es una distracción estimulante que anima la monotonía del trabajo diario.
La seducción cuenta con sus propias reglas que son conocidas por ambas partes, suponer que la mujer es un ser pasivo que se deja seducir es algo obsoleto.

7.2 ¿En tu mesa o en la mía?

Un 14% afirma haber conocido a su pareja en el trabajo frente a un 9% que lo hizo en lugares de ocio.
El sexo para medrar, por un beneficio profesional o económico, no trae cuenta. Es tan reprobable como digno de desprecio, en un mundo nuevo de relaciones profesionales que tantas mujeres nos afanamos en cambiar.

a) Feliz intercambio de fluidos.

Estas relaciones son un intercambio con pocas proyecciones de futuro.

b) Dentro del armario...archivador

En estas relacione subsiste algo común: hombres y mujeres han abandonado parte del tiempo y la dedicación que deben a su esfera privada para emplearse en el trabajo, sabiendo más de sus compañeros de trabajo que de sus propias parejas.

c) Del ordenador al altar.

También se dan relaciones nacidas en el trabajo con ambiciones de futuro y vocación de ser compartidas con los demás. Aunque hay empresas que no contemplan con buenos ojos el que entre sus empleados existan lazos afectivos.

7.3 Y el jefe, ¿qué dice de los nuestro?

No hay empresa que acoja un volumen importante de trabajadores que no haya reflexionado a cerca del peligro que supone que dos empleados compartan, además de roces y datos, información confidencial.

7.4 A lo vertical por lo horizontal

Casi un tercio de las relaciones sexuales en la empresa se producen entre jefes y subordinados. En torno al 17% en España.

7.5 ¿Y cómo es ella?

El modo en que las mujeres infieren en la vida de sus compañeros de trabajo es un tema turbador de sus hogares. La conciencia no es solo femenina, en la mente de algunos hombres se germina el miedo al que dirán y por ello, aunque les aparecería estar más tiempo con alguna compañera, no lo hacen para no sentir que traicionan a su pareja.

8. ACOSO SEXUAL

En este aspecto no han cambiado las cosas y sigue siendo las mujeres las principales victimas. Según el Instituto de la Mujer, el 18,6% de las mujeres se sienten discriminadas en su trabajo por el hecho de ser mujer, y un 14,9% de ellas ha surgido alguna situación de acoso, siendo la media de treinta y cuatro años, solteras y procedentes de países extracomunitarios. Siendo ellas las principales lesionadas, tarde o temprano se ven obligadas a abandonar su empleo.
El perfil de acosador, suele tratarse de hombres casados o con pareja estable y son hijos, mandos intermedios, con carácterLos trab infantil, machistas, caprichosos, sexistas y con poca empatía.
Si tiene dudas sobre lo que se entiende por un gesto inconveniente o no. Guarde distancias, definiendo con su posición una frontera imaginaria.

9. ALGUNOS COMPAÑEROS MALOS.

Los trabajadores compulsivos, los controladores, los alienados por el éxito y los necesitados de afecto son muy indeseables par lograr la paz laboral.
- El compañero compulsivo, abarca más de lo que puede y para él los demás pierden el tiemp.
- El compañero controlador, siempre pendiente de los que hacen los otros.
- El compañero que busca el éxito a través de su trabajo, (tiene la autoestima muy dañada).
- El compañero que busca afecto, (puede llegar a depender de usted incluso fuera del trabajo).
- El compañero que bebe más de la cuenta.
- El compañero adicto a internet.

10. UNA IMAGEN VALE MÁS QUE MIL CUENTOS.

El aspecto físico sigue penalizando a las mujeres con el trabajo, mientras que para ellos en un hábil cómplice.

10.1 Ella lleva los pantalones

El aspecto físico de una persona, su personalidad y el modo en que se relaciona con los otros, forman parte del éxito ya que gran parte reside en la imagen.

10.2 Física y química.

Pensar que en la época de la anhelada paridad se ha conseguido ya el exilio de los valores estéticos, salvo en los ámbitos para los que fueran meritorios, es un error. A medida que la mujer asciende profesionalmente percibe la belleza como un activo de "optima apariencia, aspecto agradable".
El mito de la belleza, representa par la mujeres, en su busqueda de estatus el mismo papel que el dinero entre los hombres.

10.3 El hábito hace al monje

En el hombre la vestimenta es un claro indicador de la jerarquía social. no ocurre lo mismo en la mujer que no prescinde de valor como instrumento de seducción.
las mujeres vestimos en el trabajo como dictan los patrones de la moda y, por norma, ésta tiene a exaltar la feminidad. Calculando que una mujer invierte el doble que su compañero en cuidar su aspecto físico para llegar presentable al despacho.

10.4 ¿Qué me pongo?

Negarse a las putas estéticas de su trabajo supone nadar a contracorriente, es mejor que se camufle en el entorno.
Si el trabajo es cara al público se convierte en un referente para su equipo, va a ser juzgada a parte de por su competencia por cómo se vista.
La imagen nos delata y traiciona más de los que quisiéramos, teniendo en cuenta que quien abandona el físico termina relajándose en otros aspectos de su vida.

10.5 Algunos consejos básicos.

- Vestir con buen gusto no implica seguir al pie de la letra los caprichos de la moda.
- El guardarropas debe adaptarse al trabajo elegido.
- Evite todo aquello que le impida actuar con soltura.
- No olvide que si su trabajo es cara al público o trata con proveedores o clientes, usted representa a su empresa.
- Sea prudente con las joyas, los bolsos ostentosos y la ropa de firma.
- En los primeros días en la empresa trata de no hacer notar demasiado.
- La edad debe de ser un factor neutro, un exceso de juventud o madurez complica el vestuario.
- Atención a los zapatos, habla muy bien de quien los pasea, junto con un pelo aseado, unas manos cuidadas y una sonrisa impecable.

11. USTED NECESITA TIEMPO Y DINERO.

El tiempo es aquello que se nos escapa y nos angustia. Los mil "tengo que" que no se zanjan nunca. Ahora, pronto, mañana, enseguida.

11.1 Un paraíso de 9 a?

Una cosa es el tiempo en mayúscula, el que nos ata al reloj, "el horario". Es una medida tan personal que nos permite distribuirnos en una agenda que al final nos vuelve locas: "No tengo tiempo para nada", Aquí entra el juego "la organización".
Organice las prioridades, una vez lograda la criba, traduzca lo que no ha hecho, no como un fracaso si no como algo que se resolverá más tarde.
Catalogando las actividades entre urgentes e importantes, evitando las perturbaciones que distraen nuestra atención y restan eficacia:
1. Querer hacer muchas cosas a la vez demuestran competencia femenina, pero mucha dispersión.
2. Aplazar lo que nos desagrada no implica que desaparezca, sino que sigue ahí, esperando a ser abordado.
3. Escaso rendimientos del tiempo, no es tan importante las horas que me siente delante del ordenador, si no que exprima los sesenta minutos.
4. Cuidado con los plazos. Hay que suscribir una disciplina para sacar adelante la tarea pero siempre que sean alcanzables.
5. Conjugar las responsabilidades en femenino singular. Querer hacerlo todo es imposible, delegar es una prioridad, tanto en el trabajo como en la casa.
Great Place to Work es una organización con presencia en 27 países se encarga de detectar los mejores lugares para trabajar, su método se basa en encuestas a los trabajadores sobre sus jefes, horarios, métodos de trabajo, instalaciones, etcétera En España se realiza un sondeo que se publica cada año. En 2006 explicaba "que los españoles están más preocupados por cuánto tiempo se pasa en la oficina que por el trabajo en sí".
En suma, una cosa es el trabajo productivo y otra, las horas extras, lo que apunta el Eurostar al explicar que productividad española, a pesar de trabajar más tiempo que en ningún sitio, está a la cola de la Unión.

11.2 Negocios, como siempre

El trabajo es la única fuente legal de ingresos. En idénticos trabajos, con iguales responsabilidades y competencias, el hombre demandará un sueldo superior. En el momento que lo logre irá distanciándose progresivamente el resto de sus vidas profesionales.
Cierto es que en la medida en que se asciende en responsabilidad y formación decrece esta conciencia pesimista, al tiempo que se intensifica el compromiso femenino por el trabajo.
El dinero es el autentico raseso en la medida del poder. Quien gana dinero puede codearse con más dinero si accede a aquellos círculos donde se mueven las formidables fortunas en ellos, compra crédito social y refuerza su prestigio Por ello un euro al que renuncie en una negociación no vale su valor en el mercado, sino aquello que implica su posesión.
Según los datos del instituto nacional de estadística en 2006 los hombres ganan un 40.6% más que las mujeres, suponiendo un 51% de distancia entre los universitarios.
Lo grave es que este desequilibrio es aceptado por la generación a la que daremos el testigo. Ya que otro estudio realizado en 2001, dejaba un pobre retrato de nuestros jóvenes: un 23% de los varones entre 14 y 18 años justifica que las mujeres ganaran menos que los hombres porque "rinden menos....", manifestando que las mujeres deben trabajar fuera de casa si pueden encargarse a la vez de la familia y el hogar. TREMENDO.
Las pequeñas discriminaciones se hacen abismos en el tiempo y el agravio personalizado revierte en el desprecio al género femenino.

11.3 ¿Cuánto vale su trabajo?

En un plano íntimo, el dinero es un considerable placebo sobre nuestros problemas o inquietudes. Ahora para todo hace falta dinero. Cierto es que llegar a fin de mes y adquirir aquello que se desea con holgura es el objetivo de toda mujer. En general para las mujeres pedir un aumento de sueldo es un drama.
¿Como hacerlo?
En principio dibujar un escenario en el que no quede ningún cabo suelto.
a) ¿Cuanto se paga realmente por su trabajo? A lo mejor su sueldo esta dentro de los márgenes normales.
b) ¿Por qué habrían de pagar más?, un compañero gana más. ¿Qué ha hecho de positivo en su empresa para que le igualen el sueldo?,
Recapitule los logros y olvide los fracasos.
c) ¿Sabe qué piensa su jefe de usted? ¿Qué va a decirle? Solicite una entrevista y cerciórese de la opinión sobre usted, probablemente no haya reparado en exceso -les pasa a todos-.
Por otra parte reacionará de tres modos posibles:
Primero, aceptara su solicitud.
Segundo, rechazarla.
Tercero, considerar en positivo alguno de los aspectos que usted plantea.
Recuerde que un no nunca es tajante e inamovible, sino relativo.

12. AMBICIÓN ES FEMENINO SINGULAR.

Ambición es el deseo de conseguir poder, riquezas, dignidades o fama. Hombres y mujeres poseen de salida idéntica ambición.
¿Porqué las empresas argumentan que las mujeres no progresan en su organización porque su ambición es menor que la de los hombres? ¿No será que lo que se les presupone inferior no es la ambición sino el poder?
La mujer puede ambicionar muchas cosas pero carece de poder para alcanzarlas.
Sobre la ambición actúan unos mecanismos de represión que entran en juego con la maternidad: si la mujer tiene hijos, el ánimo de escalar en su trabajo se amortigua se hace conservadora en sus manifestaciones y menos arriesgada. Aunque sigue deseando que la reconozcan, que aplaudan su trabajo.
Muy pocos hombres antepondrían su papel de padre al de trabajador. Todos los empresrios coincides en que sus empleadas les generan conflictos en sus negocios por su ejercicio de la maternidad.
La ambición femenina se basa en alcanzar un empleo que se ajuste a nuestros méritos, en lugar de mantener trabajos infravalorados y eso se consigue con el empleo estable y tranquilo.
No se nos puede olvidar que hasta hace pocos años la mujer necesitaba la rubrica masculina para casi todo.
cabria pensar que que el apetito profesional siempre es positivo, sin embargo, los dos ejemplos siguiente son el mal hábito al que puede conducir la ambición llevada al terreno del exceso.
a) En ella, el riesgo es ambicionar la perfección. El nivel de autoexigencia femenino es tan grande que muchas mujeres pierden el resuello queriendo llegar a todo, olvidando que el 10 no existe.
La ambición varia por sectores profesionales y se perfila de forma diferente en cada uno.

13. AHORA MANDO YO.

Sólo 53 mujeres ocupan cargos de responsabilidad en los 1300 consejos de administración de firmas con sede en España.
La paridad no es solo un asunto político, sino un modo de entender la sociedad que debe arrancar en lo privado y en la familia.
La jerarquía más tradicional no es femenina porque, entre otras cosas, ha contribuido a la discriminación hacia ella.
Ser mujer nos hace fuertes imitar a los hombre nos debilita.
Mientras para los hombres las características de una buena gestión son "líder y empresa" para una mujer son "proyecto y equipo".
Mujeres directivas:
- El dirigentes en una persona intuitiva, moderada, motivada, que trabaja en equipo.
- Motivador de equipos y generador de innovaciones"
- Una persona que permita transmitir entusiasmo e ilusión.
- Ha de tener suficiente técnica, disponer de inteligencia emocional y capacidad para formar equipos.
Hombres Directivos:
- El líder es una persona que tiene la capacidad de conseguir los objetivos de los accionistas y proveedores y que los empleados se realicen en su puesto de trabajo.
- El líder es una persona que guíe y un ejemplo a seguir.
- Debe defender sus convicciones y luchar por los objetivos marcados, comunicador, convincente, negociador, exigente, honesto, carismático y cumplidor.
.- Un líder debe adaptarse y tomar las decisiones necesarias para sus empresas, en tiempo.
Una idea muy extendida, es que no se califica a la mujer por el producto o la gestión, sino por la condición de ser mujer,un ejemplo de ello es la frase de un viejo profesional de la información en respuesta a una mujer, sobre programa que acaba de salir a la luz y tras recibir las felicitaciones de todos sus compañeros. - "¿Tú crees que una voz femenina tiene autoridad para ser referente político?.

13.1 ¿Y cómo debo mandar?

Las estructuras demasiado rígidas, jerarquizadas y altamente competitivas incomodan a la mujer, ¿A caso el mundo de la empresa no es así?, pues ella es la que intenta romper la dinámica es aras de otra más equitativamente de diseño horizontal.
Pero mientras esto llega muchas mujeres se debaten el liderazgo victimas de una loca esquizofrenia que las lleva a recelar de su entorno, confabular a hurtadillas, al tiempo que sonríen nerviosas como si nada pasara.
Hay un modo de ejercer la autoridad, pero el anterior no es bueno. Quienes aseguran que hay tantas formas de dirigir como personas no mienten, pero en el fondo negar lo femenino, es rechazarlo para imponer el masculino como óptimo.
Un excesivo encanto resta credibilidad, ese es uno de los puntos oscuros de una mujer-jefa que denota dificultad para equilibrar la condescendencia y la firmeza, junto con una nociva tendencia a extrapolar los problemas del trabajo al terreno personal.
El poder ejercido con mano femenina humanizará el mundo de la empresa, que entonces caminará hacia la comunicación horizontal frente a la vertical. La intuición, la empatía, la sensibilidad y el mundo de los emocional, el pequeño gran equilibrio de lo deméstico, la persuasión para estimular y seducir a los equipos, convencerlos y mediar en los conflictos, la capacidad de dudar y sacar beneficios de la duda, la versatilidad, la función multitarea, la ausencia de dogmatismo, la facilidad para cambiar de opinión si es en beneficio del bien común y del negocio, habilidad para identificar las mejores habilidades en los otros, son grandeza femenina. "Trabajamos en equipo, no competimos".

13.2 El arte de delegar

Los hombres delegan con mayor facilidad, ya que tienen la costumbre de mandar y por eso no carecen de pudor. Aprender a delegar, a trasladar trabajo a otros, es un capítulo imprescindible en el aprendizaje de ejercer autoridad. Más aún, delegar en lo íntimo no es un gasto, sino una inversión.
Suponemos que sólo aquel con grandes competencias debe aprender la correcta técnica de delegar y no es así, el subordinado también debe delegar eligiendo a quien pudiera hacer el trabajo como si se tratará de uno mismo.

13.3 ¿ Qué piensan ellos de ser mandados por mujeres?

En las conciencias masculinas siempre anida el vestigio de que es más importante trabajar bajo las órdenes de un hombre que de una mujer, des preciando el trabajo si es conducido por una mujer.
Siguiendo enjuiciando la bondad o no del mandato de que una fémina no puede tener entre manos asuntos duros, críticos, farragosos o determinantes para el futuro de una empresa.
Ese temor lógico de ser calificada como la "mandona" se evita alejando la orden autoritaria a favor del discurso de la sugerencia y la motivación, para que el subordinado piense que en el fondo la idea ha salido de él.
El hombre no está preparado para convivir con una muer que vale tanto o más que él en los terrenos en los que ha dominado siempre. Lo lleva mal.

14. EL HOMBRE-JEFE.

El tiempo que un trabajador permanece en su organización, como su productividad, están directamente relacionados con su supervisor.
Hasta cuatro veces menos de probabilidades de despedirse tienen los trabajadores con buenos y cooperadores jefes que los que sufren otro tipo de liderazgo.
El hombre es más como el lobo el elefante que como la abeja o la hormiga.

14.1 Historias de jefes

Cuando se dirige los caminos profesionales de otros se debate entre dos sentimiento opuestos, el lograr un equipo válido, o e la medida que crecen que se les ayuda a evolucionar más y mejor, antes se irán.
-Un jefe que desarrolla una labor de tutelaje es un tesoro porque deposita en la empleada una sabiduría que de otro modo es difícil de conseguir, un Máster sin precio para progresar bajo el paraguas de un hombre sabio.
La grandeza del tutelaje parte de la exquisita transparencia, sino induciria a pensar que entre una mujer y un jefe no puede existir una relación de complicidad que enriquezca el trabajo. Si se tiene la oportunidad de ser tutelada por un jefe, o por un compañero con experiencia, no se esconda y muestre a los demás esta capacitada tarea. Solo hay dos métodos de crecimiento: la escucha activa y práctica y el error. (Ambos versátiles y necesarios).
-El jefe-padre encuentra en la mujer coqueta a la subordinada ideal, aquella que emplea sus armas femeninas para obtener prebendas sin meterse en el catre.
-El Jefe emprendedor es el que antepone los resultados laborales a la arminía de los trabajadores, son inteligente, llevan al exito su cometido, pero no hay quien los aguante son déspotas, maleducados, irrespetuosos y carentes de tacto.
El jefe colega, personas emotivas y cercanas que hacenpartivipar al equipo de sus decisiones. (no e bueno, oculta el presunto liderazgo).
-El jefe visionario, capaz de tomar decisión de futuro para su empresa, (emanan una aprarenta calma y sabiduría).

14.2 Algunos jefes malos

-El jefe farsante,Casi siempre oculta su doble vida en un formidable engaño que pone en entredicho su fiabilidad.
-El jefe hecho así mismo, la falta de formación o educación social en la jefatura conforma monstruos tiránicos que doblegan al personal en un jerarquía de poder casi dictatorial. Educación no es igual a exito profesional, pueden ser hombres adorables aunque haber lo escriban con "V".
-El jefe incompetente, trata de hacer la vida imposible al otro para que no se note lo inepto que es.
-El jefe vehemente, tiende a la violencia, es agresivo si no consigue alcanzar sus objtivos, culpando a todos de sus fallos. Esta autoridad es muy cómoda para las empresas, pero un misógino (odio a las mujeres), de cara las mujeres.
-El jefe desconfiado, Se resistirá a establecer lazos afectivos, porque piensa que le pueden traicionar, no se sabe si va o viene, tan sensible que cualquier pequeño olvido se convierte en un desprecio. Bloqueando la proyección de una mujer a la que segará la confianza y no la permitirá crecer.
- El jefe ególatra, prima el "yo, yo, yo", para él es un insulto que no haya nacido hombre y se parezca a él. Sabe rodearse de probreza intelectual para resaltar él solo. No admite cambios él a lo que conoce y que nadie le rechiste.
-El psicópata, en la faceta A, es amabilísimo jefe que rinde eficazmente, no siente ni padece, en la cara B, es frío, gélido y no se para ante nada ni ante nadie. Utiliza a sus superiores para interés personal y exprime a los subordinados. (manipulador, mentiroso, sin remordimientos, vengativo, chantajista y traidor. (un killer).
-El adicto al trabajo, hace la vida imposible a los de casa y a los de fuera, no tiene horarios, le falta agenda para hacer todo al mismo tiempo, tendrá ideas geniales a última hora de la tarde, se mueve deprisa, nunca esta quieto. Son resolutivos y hablan con determinación y firmeza.
-El jefe controlador, amarga la vida al más perfeccionista, porque nada está bien, vigilara lo que hace cada uno estará pendiente de los detalles más mínimos. Pregunta por todo y cuando algo esta terminado, le dará la vuelta. La terquedad del jefe impide a sus empleados tomar decisiones.

14.3 Historias de secretarias

Claro que hay más secretarias, como que apenas conozco media docenas de hombre en idénticas tareas, ellas velan pro sus superiores con hechuras sacadas del propio hogar, ejerciendo con sus superiores una labor de tutelaje también en lo personal, convirtiéndose en hijas o madres vigilantes.
Disponer de secretarias Implica no sólo definir las distancias, sino saber que determinadas competencias no se encargan, (no es una criada).
no profundice demasiado es algo que se podría volver en su contra, él en un futuro puede que se arrepienta de haberle contado demasiado.
En ocasiones se convierten en cómplices silentes de ellos, que les encargan tareas que exceden a sus competencias.

15. ¿ PERDIDOS O RECUPERADOS PARA LA CAUSA?

Ese hombre que ahora no sólo tiene que compartir terreno con la mujer, sino dibujar un nuevo diálogo con ella o apuesta por la complicidad igualitaria o esta perdido.
Comparándolo con los antepasados o caza con las hembras y se mide con ellas, o reduce sus escarceo fuera de la cueva y aprende a disfrutar dentro de lo doméstico. Aparcando sus hormonas y reprimir su naturaleza primaria.
Un 31% de los hombres considera interesante trabajar con mujeres mientras un 52% prefiere trabajar con hombres, mientras que si preguntamos a las mujeres un 41% considera interesante trabajar con hombres, un 45% responde afirmativamente siempre que el varón no se negativo y trabaje lo mismo que ella y un 14% confiesa no querer trabajar con hombres, prefieren trabajar con mujeres afirmando que es más fácil.
Ellos manifiestan estar más incomodos trabajando con mujeres ya que consideran que les tienen que dejar "sitio", en un espacio que pertenecía a ellos, en cambio ellas se han encontrado con ellos y no tiene otra opción que compartir espacio.
Las nuevas conexiones hombre-mujer en el trabajo se debe entender como una suerte de compañerismo que no alcanza el grado de amistad, en el que existe cierta intimidad pero nunca sexo, por lo cual carece de motivos para ocultar su complicidad.
El hombre se siente especialmente incomodo cuando:
- La jefa es mujer.
- Siendo él el cargo de máxima responsabilidad, el resto de sus compañeros, en igualdad de cargo, son mujeres.
- Si sus compañeras son atractivas, él se siente más seguro entre mujeres eficientes que agraciadas, donde se muestra frío y distante.
- Cuando la mujer está embarazada o comparte con el deseo de maternidad.
- Cuando se sitúa en el escalafón inferior al suyo una mujer.
El hombre-niño tiene que dar a entender, por lo menos en público y delante de otros machos, que es capaz de someter a las niñas-mujeres porque ellas son prescindibles en su vida.
No solo es el hombre el que actúa de un modo gragario con otros hombres, algunas mujeres también caminan de actitud cuando ellos están cerca y lo hacen en un doble sentido excluyente o les desafian con mayor franqueza que cuando no están. Es una estrategia de supervivencia que durante siglos ha desplegado la mujer que temía enfrentarse abiertamente con el varón y llevarle la contraria; ella a crecido con el yugo del miedo a defraudar, a ser rechazada en lo público y repudiada en lo privado por eso baja la mirada, achanta y calla.
La percepción pendular de que ellos oscilan entre el mensaje con contenido erótico a la ignorancia sistemática es también síntoma de su desubicación.
Que quede claro que la mayoría de los hombres con los que trabaja están felices de hacerlo, no solo eso sino que les encantaría abanderar el cambio en aras de la igualdad laboral, aunque no sepan bien cómo hacerlo. No son tontos. Saben que apoyar la lucha femenina les puede reportar sustanciales beneficios, traducidos a sus propios logros.

16. ¿POR QUÉ A ELLOS NO LES PREOCUPA QUE LA NEVERA DE SU CASA ESTE VACÍA?

En 1963 la autora BEtty Friedan ya removió las raíces de la sociedad Norteamérica cuando expuso que muchas amas de casa estaban, subyugadas, sometidas y agobiadas en el microcosmos existencial del hogar, paraíso femenino y reducto de seguridad emocional.
El retrato humilde de la mujer que pide al marido la mensualidad para hacer frente a los gastos del hogar debe quedar relegado, como un mecanismo claro de humillación y sometimiento."En España hay mucho que hacer para conciliar la vida familiar y profesional". La sociedad no debe imponer la elección entre familia o carrera.(El país 23/01/2006).
En la mujer trabajadora el hogar es su segundo turno después del trabajo, la definición de biológica de "madre" sólo acompaña a la mujer, mientras que en el nombre es una condición a sumar en su progresión profesional.
La democracia no se aprende en el parlamento sino en casa. Lejos de adaptarse el trabajo a la mujer es ella la que se doblega a las condiciones masculinas.
Mientras al barón la paternidad consolida su imagen de cara a posibles ascensos, a la mujer la maternidad le resta posibilidades porque esos hijos pueden convertirse en un lastre.
Diversas investigaciones a finales de los ochenta, precisaban las reacciones masculinas ante la incorporación de la mujer al trabajo, los casados perciben con buenos ojos la teoría, suscitaban problemas en la práctica, este cambio era percibido como una amenaza.
Diversas investigaciones a finales de los ochenta, precisaban las reacciones masculinas ante la incorporación de la mujer al trabajo, los casados perciben con buenos ojos la teoría, suscitaban problemas en la práctica, este cambio era percibido como una amenaza.
Conciliar no es una necesidad femenina sino necesidad social.
El gran triunfo de la conciliación no anida en las labores domésticas, que aun siendo un engorro disponemos de medios para finiquitarlas. La clave está en la maternidad-parternidad, a una madre le resulta mucho más difícil alcanzar el éxito laboral que a un padre.
Todos conocen lo irreversible de un fenómeno que no tiene marcha atrás: su mujer nunca volverá a enclaustrarse en casa, los hombres deveran entrar en sus hogares de modo tan activo como enriquecedor. Y llenar la nevera.

17. ¿SOLÓ PARA HOMBRE?

¿Qué es los que entendemos por paridad ? ¿Qué las mujeres puedan conducir grandes camiones por las autovías, grúas de construcción, que manejen una hormigonera, que pesquen en el Atlántico o en el Palmar valenciano? ¿Que dirijan un comando de operaciones especiales en Irak?, ¿que se empleen a fondo en los más duros trabajos de la construcción?
- Profesiones con las de carpintero, electricista, conductor de camiones, eran realizadas por hombre y mujeres con estructura cerebral masculina.
- Profesiones como enfermero/a, profesor, comercial o relaciones públicas, eran abordadas por hombre y mujeres con cerebros femenino.
La elecciones profesionales no son una servidumbre de género, sino fruto de la dictadura neuronal en la que andamos inmersos.

18. Epílogo. Cómo ser mujer y trabajar con hombre.

Ser mujer y trabajar con hombres implica tomar con orgullo la bandera de la feminidad y enarbolarla sin complejos. No pedir perdón por aquello que le hace ser sensible, intuitiva, paciente, resolutiva, negociadora, organizada, pacificadora, tenaz, voluntariosa, moldeable y versátil, sino contagiar a quienes la rodean de este talante magnífico.
No lo oculte, promocionelo.
Debemos expandir el concepto de lo femenino como principio,para que los hombres se sientan incluidos en él, descubra su dimensión femenina al lado de las mujeres y opten por cambios de actitudes yde comportamientos menos competitivos más cooperativos, menos subordinables y más igualitarios.